• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    El controvertido proyecto minero desarrollado en la cordillera del Huasco por Barrick Gold se ha intentado posicionar ante la opinión pública bajo el slogan de Minería Responsable, con altos estándares laborales y ambientales. Nada más alejado de lo que por estos días ocurre en el valle de la región de Atacama. Testimonios de los primeros contratados de la zona por Barrick la acusan de ser “inescrupulosa”, “hostigar y amenazar”, y de ofrecer “compromisos que nunca se hacen realidad”.

    Sus publicitados estándares se contradicen con la muerte de 15 personas en diversas faenas de la transnacional. Los trabajadores han muerto por congelamiento, el impacto de una roca sobre la cabeza de un trabajador o los reiterados volcamientos de vehículos en labores de la transnacional más importante del oro a nivel mundial.

    La compañía Barrick Gold prometió seis mil empleos a la comunidad del valle del Huasco, Tercera Región de Atacama, poco antes de la aprobación ambiental de su proyecto de oro, plata y cobre. Recibió al menos 43 mil currículos de ilusionados cesantes y desocupados de la zona y la transnacional canadiense implementó cursos de capacitación que pretendían precalificarlos. Sin embargo, poco a poco se fue develando la cara más oscura de la dueña de Pascua Lama.

    Primero, quedó al descubierto que quienes habían presentado currículos, podrían ser contratados por Barrick y trabajar indistintamente del lado argentino o chileno de este proyecto binacional. Segundo, en medio de la polémica surgida por el proceso de Evaluación de Impacto Ambiental en Conama por el Proyecto de Ampliación de Pascua Lama, el año 2005, la transnacional canadiense contrató a los primeros habitantes del valle. Se sospecha que fue para apaciguar los contundentes cuestionamientos relacionados con el real aporte a la comunidad y al país de su proyecto frente a la intervención de glaciares que dan vida a los más de 70 mil habitantes de esta cuenca en medio del desierto más árido del planeta azul.

    Los cerca de 200 trabajadores que la transnacional contrató por 200 mil pesos mensuales el 18 de marzo de 2005, según el contrato, iban a “desempeñarse como jornal” en “las faenas del Proyecto Pascua Lama”, pero en realidad solo hicieron labores en la berma de la ruta C-489 que une Alto del Carmen con San Félix, que dicho sea de paso, su pavimentación y ampliación surge de un acuerdo de co-financiamiento entre Barrick y el gobierno regional firmado en 1998, casi tres años antes de la aprobación ambiental de Pascua Lama. Ahí se establecía básicamente que cada parte aportaba casi la mitad del financiamiento para el mejoramiento de la vía. El 1 de abril, Barrick ratificó el contrato y le modificó la cláusula Octava “acordando las partes que la vigencia del contrato de trabajo será indefinida”.

    Pero, el 20 de septiembre de 2006, la transnacional responsable envió una carta a sus primeros 200 contratados del valle manifestándoles que a contar del 23 de octubre de ese año quedaban despedidos. Barrick explicó que las “necesidades de la empresa” se fundaban en “la próxima finalización de los trabajos de ejecución e implementación del sendero peatonal” de la ruta C-489, lo que los obligaba “a terminar los contratos de trabajo”. El monto que le correspondía a cada trabajador “por concepto de Indemnización por Años de Servicio” ascendía a los 518 mil 500 pesos.

    Entonces, Osiel Cubillos, presidente del primer sindicato de trabajadores de Barrick, envió una carta a Jaime Kneen, Coordinador de Comunicaciones y Difusión de la ONG canadiense Mining Watch el 1 de diciembre de 2006. En la misiva, expresaba con indignación que “esto es lo que la Barrick Gold hace con sus trabajadores, ofrecimientos y compromisos que nunca se hacen realidad”. Asimismo, denunciaba que hubo “hostigamientos y amenazas” para que los trabajadores renunciaran voluntariamente y “de esa manera mantener su imagen de empresa responsable, además de indemnizar con migajas”. Cubillos también explicaba que Barrick hizo ver que los trabajos del sendero peatonal de la ruta C-489 estaban terminados siendo eso totalmente falso.

    El presidente del sindicato concluye la misiva llamando a que “se denuncie lo que hacen las empresas inescrupulosas como Barrick, ya que lo único que les interesa es sacar el oro que existe en nuestra cordillera a costa de lo que sea y al menor costo económico posible”.

    Los trabajos del sendero peatonal de la ruta C-489 fueron finalizados en el primer semestre de 2007, por las labores de la empresa Mondaca Bou, propiedad del hijo de la alcaldesa de la comuna de Alto del Carmen, Carmen Bou Bou. Eso sí, solo contrató a los jornaleros que no habían estado sindicalizados anteriormente.

    15 muertes

    Los trabajadores que han muerto en accidentes relacionados con Barrick en el valle del Huasco es un tema doloroso para los familiares y la transnacional lo maneja con mucho cuidado. Por eso, algunos nombres faltan en esta investigación, pero la comunidad los tiene silenciosamente guardados por miedo a represalias, y claro porque no es agradable numerar a los muertos.

    Tras semanas de insistencia, el 22 de abril de 2008, la voz de Barrick, Extend Comunicaciones, consultora de propiedad de las hijas del ex Ministro del Interior, Belisario Velasco, entregó la ‘Declaración de accidentes en Pascua-lama’. En ella reconoce por primera vez en Chile que “desde que se iniciaron los trabajos de exploración de Pascua–Lama hasta la actualidad, hemos tenido que lamentar siete accidentes con consecuencias fatales”. Si bien –explica- la minera tiene “claros criterios de seguridad” para los trabajos que se realizan en el área, en su mayoría los accidentes “se han debido a la falta de seguimiento de procedimientos específicos de prevención y seguridad por parte de las víctimas”.

    Pese a los requerimientos, Extend no quiso entregar la cantidad de trabajadores muertos, tampoco cómo ocurrieron los accidentes, ni menos los nombres de los 15 trabajadores que la comunidad ha logrado enumerar, aunque no identificar a todos.

    Para el Director del Observatorio Latinoamericano de Conflictos Ambientales (OLCA), Lucio Cuenca, esta actitud no es novedad, ya que “lo que hemos conocido de Pascua Lama ha sido una suma de engaños, de ocultamiento de información, de omisiones y de falsedades”.

    El prontuario mortal

    Los siete accidentes con consecuencias fatales que Barrick declaró en el comunicado que entregó Extend, coinciden con la cantidad que el concejal de la comuna de Alto del Carmen, Luis Faura, tiene en un listado que ha estado construyendo con la comunidad. El primero, ocurrió en 1994 donde murieron cuatro personas. Lo que se sabe, es que el vehículo en el que regresaban a sus casas, luego de la jornada laboral, volcó en el sector de Nevada Norte, falleciendo sus cuatro integrantes instantáneamente. Héctor Olivares Godoy, habitante de la pequeña localidad de Chollay, en el interior del valle, murió junto a su compañero de apellido Brito, otro de apellido Álvarez, y el cuarto aún no identificado.

    En el segundo accidente, el año 1997, murió Enrique Santibáñez, habitante de la pequeña localidad de Los Tambos, pequeño pueblo vecino a Chollay. Esto sucedió cuando trabajaba en las faenas de la mina, y sorpresivamente cayó una roca sobre su cabeza. Al parecer la negligencia de Barrick fue haber permitido que funcionara un bulldózer para hacer caminos en una zona superior de donde estaba laborando. El 8 de diciembre del mismo año, murió Eduardo Ángel Santander Rivera junto a su compañero que no se ha podido identificar, cuando se volcó el automóvil en el que viajaban por el valle del Carmen. (foto 2: por Christian Peña)

    El cuarto accidente ocurrió en 1998 cuando falleció otro trabajador al que no se ha podido identificar, pero se sabe que, en su primer día de trabajo, perdió la vida cuando se volcó el vehículo en que viajaba en el sector de La Olla. Su compañero quedó herido.

    El año 2000, ocurrió el quinto accidente, uno de los que ha cobrado más víctimas fatales, donde cinco trabajadores se congelaron cuando el vehículo en el que viajaban quedó atrapado en la cordillera cuando volvían de sus labores. Se desconoce sus identidades hasta el día de hoy. A ellos se suma otro fallecido no identificado el mismo año en un accidente vehicular en la carretera que une La Serena con Vallenar.

    El séptimo accidente corresponde al que ocurrió el 9 de febrero de 2008, que es cuando cayó a tierra el helicóptero modelo Lama CC-CER, de la empresa Alfa helicópteros, subcontratada por Geonova, y tripulado por un ciudadano canadiense. El desplome fue en  la quebrada de La Mollaca.

    El helicóptero, modelo Lama CC-CER, estaba haciendo un reconocimiento geológico de la Tercera y Cuarta regiones, y despegaba todos los días desde un improvisado helipuerto en el patio de la casa de una señora en la pequeña localidad de Chollay, que está en el interior del valle, a unos 35 kilómetros de Pascua Lama.

    Por las dificultades propias del lugar, el Gope de Carabineros encontró el helicóptero con sus dos tripulantes ocho horas después del aviso de accidente, donde yacía inerte el canadiense Derek Ilsks (32), en tanto, el piloto y ex funcionario de la Fuerza Aérea de Chile (Fach) Osvaldo Carrasco (58) estaba gravemente herido. La Brigada Aéreo Policial trasladó al ex funcionario de la Fach al Hospital San Pablo de Coquimbo, donde luego de ser estabilizado, se derivó al Nosocomio de la Fuerza Aérea de Chile en Santiago dándosele de alta el 28 de febrero. En tanto, el cuerpo del canadiense lo trasladaron el 10 de febrero al Servicio Médico Legal de Coquimbo, donde se le realizó la autopsia de rigor.

    En dicha ocasión, el Gerente de Asuntos Corporativos de Barrick Chile, Rodrigo Rivas, declaró para el programa radial Semillas de Agua, el 24 de febrero en el marco del ‘Foro del Agua’ realizado en Vallenar, que el trabajo que realizaba el helicóptero no tenía nada que ver con el proyecto Pascua Lama, ya que “permanentemente estamos haciendo exploraciones en distintas partes del mundo”. (foto 3: por Christian Peña)

    Premio de la Mutual de Seguridad

    A pesar de las 15 personas que murieron trabajando de forma directa e indirecta para Barrick Gold, la Mutual de Seguridad entregó el 16 de enero de 2008 un reconocimiento a la transnacional canadiense por lograr tres años sin accidentes laborales.

    Luis Faura considera que este reconocimiento “es una farsa”  e indignado pregunta “¿cómo le otorgan un premio si declaran no tener a nadie trabajando? Es absurdo”, dice en referencia a un documento público firmado por el Director del Proyecto Pascua Lama, Ron Kettles, fechada el 22 de septiembre de 2005, en el que responde a Conama una solicitud de información por los Oficios Ordinarios Nos. 643/2005, 445/2005 y 766/2005. Ahí Barrick expresa que “la actividad en el área del Proyecto (Pascua Lama) cesó de manera significativa en el año 2000”, y que a fin del año 2001 “se paraliza toda faena relacionada con este proyecto, quedando, en forma permanente, sólo 4 personas en el Campamento de Barriales, a cargo del mantenimiento y protección del lugar, así como del control de los caminos de acceso”.

    Es más, el concejal de Alto del Carmen dice que cuando se desplomó el helicóptero en febrero de este año, “eran los únicos que andaban trabajando arriba y tienen un accidente, ¿por qué no publican eso también?”, espeta en referencia a la poca cobertura mediática que se le dio.

    Frente a este cuestionamiento que hace Luis Faura, la Mutual de Seguridad explicó que no tiene nada más que agregar sobre el premio. Esto a pesar de que el agente de la Mutual de Seguridad de Copiapó, Orlando Pobrete, estuvo en la ceremonia el 17 de enero, junto a la gobernadora de la Provincia de Huasco, Magaly Varas (PS), quien aprovechó la oportunidad para hacerle un guiño a la transnacional.

    Para Lucio Cuenca, de OLCA, “ya no solo son los glaciares, los riesgos de la contaminación de las fuentes de agua, si no también a eso hay que sumar el poco aporte socio económico que estas empresas hacen al país y a las regiones donde se instalan”, y agrega que “todo constituye una suma en que el resultado final es absolutamente negativo para la comunidad y el país”.

    Tal vez para muchos el cuidado del agua y del bello paisaje del valle del Huasco, se pueda supeditar si es que la explotación de los recursos naturales no renovables generará trabajo en la zona. Sin embargo, los accidentes laborales con consecuencias fatales y el trato que ha tenido Barrick con sus trabajadores, deben ser razones suficientes para decir ‘No a Pascua Lama’. Porque, ¿cuál es el valor de la vida?

    Si aún no se convence, tome el siguiente dato y saque sus propias conclusiones. El año 2007 el Estado tuvo U$ 6.752 millones de ganancia a través de Codelco, mientras que las 18 empresas transnacionales  que reportan ingresos ante la Superintendencia de Valores y Seguros (SVS) se llevaron U$ 15.555 millones de dólares en un año.

    En Chile operan 47 empresas mineras transnacionales. Según el Economista Manuel Riesco el retiro neto de ganancias de todas las empresas privadas transnacionales fue superior a U$ 20.000 millones en el año 2007. Si se compara esta cifra con el presupuesto del Estado de Chile para el mismo año, que alcanzó a poco más de 30.000 millones de dólares, se aprecia que los retiros de excedentes de las mineras privadas corresponden a más a 2/3 del presupuesto del Estado chileno.


    Javier Karmy

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...