• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    El dirigente de la Agrupación Wallmapu de Puerto Aysén, Hugo Díaz, calificó de “muy grave” la omisión cometida por el Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) de Aysén durante la tramitación y aprobación de la central río Cuervo. Hace una semana se reveló un oficio mediante el cual la Corporación Nacional Indígena (Conadi) informó que no se le solicitó pronunciamiento sobre la pertinencia y legalidad de la construcción de una marina recreativa en Bahía Acantilada, como medida voluntaria de Energía Austral en el ámbito turístico, en circunstancias que el Convenio 169 de la OIT y la legislación indígena nacional así lo prescriben cuando existe el riesgo de afectación del modo de vida de comunidades indígenas.

    “Junto con la vulneración de disposiciones sobre materias indígenas, lo advertido evidencia que existe aún una carencia de contenidos mínimos que permitan evaluar el proyecto, motivo por el cual la calificación ambiental de este debió ser de rechazo”, indicó el dirigente. En este sentido señaló que “efectivamente, e incluso para cumplir con el deber de consulta informada a los pueblos indígenas, se hace necesario que los efectos e impactos de las obras sean debidamente estudiados y analizados, lo que en este caso simplemente no concurrió”.

    Para Díaz, lo ocurrido “es muy grave, porque en cualquier obra uno espera que se evalúen todos los impactos, ya que precisamente para eso existe un sistema de evaluación de impacto ambiental”.

    El presidente de la Corporación Privada para el Desarrollo de Aysén (Codesa), Patricio Segura, expresó que “estos son solo algunos de los aspectos que deberá tomar en consideración el Comité de Ministros, más allá de que el Servicio de Evaluación Ambiental señale hoy que estuvo todo en regla”.  Recordó que “en el caso de HidroAysén se señaló lo mismo, el SEA defendió lo decidido a nivel regional pero al final esto se tuvo que revertir. De todas formas, tenemos claro que la última palabra sobre río Cuervo la tendrán los tribunales ambientales, que ya dieron algunas luces cuando señalaron que sobre los graves problemas geológicos del embalse proyectado era plausible recurrir ante dichas instancias luego de la decisión que tomen las autoridades políticas en Santiago”.

    En el área de influencia donde se emplaza hoy Bahía Acantilada existe un “sitio de significación cultural” de la Comunidad Indígena Guaquel Marimán, según estableció la Conadi.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...