• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    China debe desempeñar un papel de liderazgo si el mundo decide diseñar una estrategia nueva y más efectiva para detener el colapso de la vida en la Tierra. Así lo consideran los delegados principales de la Organización de las Naciones Unidas que participaron en una Conferencia sobre Biodiversidad, celebrada en Egipto.

    Ante la actitud desentendida de Estados Unidos Europa  y Brasil, alejándose de la cooperación mundial, la responsabilidad recae sobre Pekín”, coincidieron los diplomáticos después de dos semanas de conversaciones sobre cómo mantener la infraestructura natural de la que depende la humanidad.

    Ambientalistas esperan que China dicte pautas en materia de protección del medio ambiente

    China albergará las próximas negociaciones de alto nivel sobre biodiversidad, en 2020, que serán las más importantes en los últimos 10 años. Ese es el año límite para que las naciones acuerden nuevos objetivos globales para la protección y el manejo de los bosques, ríos, océanos, polinizadores y otras especies silvestres.

    Los ambientalistas esperan que este “nuevo acuerdo para la naturaleza y la gente” se convierta en una prioridad tan importante como el acuerdo sobre el clima de París y ayude a revertir la actual ola de extinción de especies, que registra la tasa más alta desde la era de los dinosaurios.

    A pesar de los problemas de contaminación de China,  realiza esfuerzos para promover el concepto de “civilización ecológica”.

    En los próximos dos años, China debería defender la causa de la naturaleza, ya que Francia defendió la causa del clima en el período previo al acuerdo de París en 2016, instaron los diplomáticos.

    “China es muy importante. Puede ser un gran líder”, señaló Hesiquio Benítez Díaz, director general de cooperación internacional de México, quien ayudó a organizar la anterior conferencia mundial sobre biodiversidad.

    Estamos llegando al punto de no retorno para muchas especies. Es realmente malo, pero la gente no ve este problema“, dijo.

    En lugar de dejar la biodiversidad al margen de las grandes potencias, responsabilidad que hasta ahora cae en ministros de medio ambiente y diferentes ONG políticamente débiles, esperan que Pekín use su influencia para garantizar que el tema ocupe un lugar destacado en la agenda de las cumbres del G8 y G20, y que presione por la participación de los jefes de estado. También quieren que el tema sea abordado por comunidades, empresas y personas.

    Este mensaje fue repetido por el secretario ejecutivo de la Convención de Biodiversidad, Cristiana Paşca Palmer. “Le decimos a China que la agenda de la biodiversidad necesita muchos defensores (…) Fueron fundamentales en el éxito de París y pueden jugar un papel muy importante”.

    Hasta hace poco, los graves problemas de contaminación de China y el lamentable historial de conservación de la vida silvestre significaban que habría sido un improbable defensor de la naturaleza. Sin embargo, bajo el mando del presidente Xi Jinping, las percepciones han comenzado a cambiar.

    El Gobierno de Pekín promueve el concepto de “civilización ecológica”, establece cientos de tribunales ambientales y desempeña un papel positivo en las conversaciones sobre el clima mundial.

    En la conferencia, China envió mensajes mezclados. Inicialmente ignoró una propuesta para involucrarse en los preparativos con México (el anfitrión anterior) y Egipto (el anfitrión este año), y se mantuvo discreto en Sharm el-Sheikh durante las últimas dos semanas de conversaciones. “Estábamos muy nerviosos por su silencio”, confió un diplomático extranjero.

    Los familiarizados con la delegación china dijeron que su posición reflejaba una diferencia de enfoque. En lugar de establecer objetivos públicos ambiciosos, dijeron que el país prefería establecer expectativas bajas y trabajar a un nivel más alto detrás de la escena.

    Están realmente decididos a tener éxito, pero no saben cómo hacerlo“, dijo otra fuente, qu etambién consideró que un cambio en el ritmo y las prioridades es esencial.

    Delegado tras delegado en Sharm el-Sheikh advirtieron sobre los riesgos para la producción de alimentos y el bienestar humano por la pérdida de corales, bosques y el 60% de pérdida de biodiversidad desde 1972.

    Se reconoció que el plan de gestión global actual ha sido un fracaso: entre los 20 objetivos de biodiversidad de Aichi (Japón), solo uno, en la creación de áreas protegidas, está muy cerca de cumplirse. Destacan la baja prioridad que incluso el Gobierno anfitrión le dio a la naturaleza, citando como ejemplo que una tienda cerca del centro de conferencias estaba abiertamente vendiendo una piel de león ilegal por $ 1,500.

    Esta convención estableció un proceso para elaborar un “mapa de ruta posterior a 2020”, con objetivos más enérgicos y efectivos. Pero los vientos políticos son incluso menos favorables que en 2010. Brasil, que desempeñó un papel importante hace ocho años, pronto tendrá un Gobierno de extrema derecha y sus diplomáticos pasarán a la corriente.

    China ha procesado este año a más de 3.500 personas por delitos de contaminación hasta octubre, lo que representa casi un 40% más que hace un año, según informaron las autoridades, mientras Pekín recurre a los tribunales y a la Policía para frenar las violaciones ambientales.

    China lanza nuevo satélite para vigilancia marina y climática

    China anuncia la construcción de 300 ciudades forestales para 2025

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...