En Holanda el plástico reciclado se convierte en arte y dinero

Holanda ha tomado la delantera en el manejo sostenible de residuos mediante la innovación y elaboración de proyectos originales, capaces de concienciar e involucrar a la sociedad en el aprovechamiento de los desechos. Un reportaje del diario El País destaca varias iniciativas en contra de la contaminación de plásticos en los Países Bajos que puden servir a otras  ciudades del mundo en su búsqueda de alcanzar el punto de “basura cero”.

Este objetivo ha llevado a la transformación de materiales plásticos para reutilizarlos o execrarlos del uso cotidiano, como lo hacen en un supermercado local de productos orgánicos que incluye el primer pasillo libre de envoltorios plásticos del mundo.

Mueble de VanPlestik, realizado con plástico reciclado. Koen Beijerveld. Foto: Web

Mientras, la pesca de basura en los canales de Ámsterdam o la impresión en 3D de muebles a base de plástico reciclado muestran no solo el lado cívico, y rentable, del control de estos desechos, sino también han conseguido que sean vistos como una materia prima valiosa con la que se puede crear.

Millones de envases de agua y bebidas refrescantes fabricados con PET, un poliéster aromático (polietilen tereftalato) se comercializan y solo se recicla uno de cada cuatro, según cálculos de Recycling Netwerk, una organización ecologista independiente.

Ante esta realidad, a partir de 2021 se podrá reclamar entre 10 y 15 céntimos por las botellas pequeñas al retornarlas y las bolsas de plástico de las tiendas (cuestan casi 50 céntimos). Otros utilizan un material hecho a base de “biomateriales que sirven para el compostaje” para envolver los alimentos.

Movimientos se dedican a pescar las basuras plásticas de los canales de la ciudad. Foto: Web
Vale la pena destacar la iniciativa de una empresa dedicada a pescar las basuras plásticas de los canales de la ciudad para, con ella, construir un barco. Esta iniciativa se convirtió en un movimiento y con las botellas recogidas han fabricado nueve barcos. La lógica de los dueños de la compañía es simple: “La basura tiene también valor. Se pueden hacer otras cosas con ella”.

Barco construido con material reciclado. Foto: Web

Otro ejemplo es la empresa  fabricante de muebles circulares hechos con botellas PET de los canales. Los muebles de plástico reciclado pueden producirse también con impresoras 3D por ello, unos emprendores holandeses compran el plástico al reciclador, luego lo prensan y calientan hasta convertirlo en una masa aceptable para que la impresora haga su trabajo capa a capa.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

4,168,177FansMe gusta
113,579SeguidoresSeguir
290,145SeguidoresSeguir
16,246SuscriptoresSuscribirte

Más Leídos

Pompeo promete más presión y sanciones para derrocar a Maduro

Mike Pompeo dejó claro que Washington tiene una agenda económica neoliberal trazada en el caso de que el autoproclamado "presidente interino" Juan Guaidó llegue al...