• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Este sábado 15 de septiembre, miles de personas participarán de un movimiento global que realizará tareas de limpieza y que expondrá la huella de plástico que están dejando, especialmente en las zonas costeras, las grandes compañías.

    Un acontecimiento que se ha desarrollado desde el 9 de septiembre bajo el lema #breakfreefromplastic y que ya suma 150 limpiezas en 46 países. Para este sábado, según informa la ONG Greenpeace, se espera que la actividad se amplíe a unas 150 naciones, sume a miles de voluntarios y se traduzca en toneladas de desechos plásticos alejados de las costas.

    “Debido a que las multinacionales están fallando en su compromiso de reducir su abrumadora huella plástica, los ciudadanos de distintas partes del mundo están asumiendo el compromiso no solo de limpiar sus desechos, sino que de registrar y exponer a las empresas que están fallando en hacerse responsables de los productos y los impactos medioambientales que generan”, señala al respecto Silvia Gómez, vocera de Greenpeace Andino.

    Para la ONG ambientalista la contaminación de plástico se ha convertido, junto al cambio climático, en el desafío medioambiental más relevante que enfrenta hoy la humanidad. En ese sentido, la organización destaca que para el año 2020 la producción de plásticos llegará a los 500 millones de toneladas, lo que representa un 900% más de la que existía en 1980. Por otra parte, advierten que cada minuto los océanos son contaminados con el equivalente a un camión de basura y cada minuto se comercializan en el planeta un millón de botellas de plástico.

    A esos volúmenes de producción, muchos de ellos vinculados a plásticos de un solo uso, Greenpeace suma “la fácil dispersión de los plásticos y su lento proceso de degradación, lo que lo convierte en el principal enemigo medioambiental para la vida en los océanos”.

    “Este trabajo de ‘auditorías’ medioambientales lo que busca es generar responsabilidades corporativas respecto de su huella plástica. Durante mucho tiempo las empresas han puesto la responsabilidad en los consumidores y en la necesidad de que se recicle más, pero el hecho es que apenas el 9% de los plásticos que se fabrican son reciclados. Es hora de que las corporaciones se hagan responsables y asuman un compromiso serio y duradero de eliminación de los plásticos, especialmente los de un solo uso”, apunta Graham Forbes, líder global de proyectos de plásticos en Greenpeace.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...