• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    “Si arrastré por este mundo
    la vergüenza de haber sido
    y el dolor de ya no ser…

    “Cuesta Abajo”

    Tango de Gardel y Lepera

    Cuando el diario “El Llanquihue” de Puerto Montt publicaba, el 10 de Octubre de este año, la exitista y tranquilizadora portada que se muestra en la imagen, simultáneamente el Diario Financiero anunciaba la reducción en un 50% de la producción salmonera para el año 2009. Es decir, al año 2009 no se espera que la producción chileno-noruega-japonesa-española de salmones supere las 300 mil toneladas en nuestro país.

    Se retrotrae, así, la producción hasta los niveles alcanzados a fines de los años ’90…Subía el dólar, pero bajaba el “éxito salmonero” hasta la mitad, producto de los diversos castigos que la Naturaleza ha aplicado a una Industria que la ha tratado sin misericordia alguna.

    Sólo un día después del publicitado “alivio” a la Industria, en la página web del programa Chile: Potencia Alimentaria 1 se señalaba que la agencia de publicidad Salmon-Chile, en el marco de la Mesa de Trabajo “Salmón” organizada por el Ministerio de Economía, había ingresado una solicitud de fondos por US$ 250 millones para implementar los planes de bioseguridad que este consorcio formado por la propia Industria, varios servicios públicos y las ONGs, habían diseñado para detener la epidemia de virus ISA, fundamentalmente.

    Es decir, una Industria que de un año para otro DESAPARECERÁ en un 50%, ha ingresado una solicitud para que el Estado chileno (es decir, todos nosotros) le prestemos 125 MIL MILLONES DE PESOS para que pueda mantener SUS peces sanos….

    Sólo durante el año 2008, la “exitosa Industria Salmonera” le ha costado al Estado (a todos nosotros) más de 20 MIL MILLONES DE PESOS regalados por la generosa CORFO y el Ministerio de Economía a esta industria que ya ha despedido a 6 mil de sus trabajadores directos desde Diciembre a la fecha y que ha generado la cesantía de un número indeterminado de trabajadores de empresas asociadas al rubro salmonero (talleres de redes, servicios varios, fábricas de alimentos, etc.).

    En efecto, como se anota en el Cuadro a continuación, el Estado no se fija en gastos cuando los “exitosos” empresarios japoneses, noruegos, españoles y chilenos, en nombre de la sacro-santa empresa privada y la “imagen-país”, corren al Palacio de Gobierno a pedir recursos para poder seguir sobreviviendo, recursos que generamos todos, incluso los trabajadores salmoneros que, por igual trabajo, reciben salarios 15 veces inferiores a los que recibirían en otros países productores de salmón.

    Cuadro 1.- Aportes estatales a la Industria Salmonera chilena. Año 2008. Viarias fuentes de información.

    1. $ 7.000 millones para la implementación del Clúster del Salmón, para mejor “coordinación” entre las distintas empresas “privadas” relacionadas al rubro salmonero (2005-2008);
    2. $ 5.000 millones para el programa AQUAINNOVO para mejoramiento genético de salmones (2008);
    3. $ 766 millones para la implementación  de balsas-jaulas de cobre (2008);
    4. $ 600 millones como aporte “extra” entregado por el Ministro de Economía para “combatir el ISA”, en Julio del 2008;
    5. $ 300 millones para la implementación de centro de investigación de empresa noruega EWOS en Colaco, Comuna de Calbuco (X Región) en Junio del 2008;
    6. $ 6.500 millones para proyectos de investigación e innovación, entregados por CORFO en el marco de la Feria AQUASUR desarrollada en Puerto Mont en Marzo del 2008.

    TOTAL: $ 20.166.000.000

    Cualquier excusa le sirve al Gobierno para transferirle fondos a esta industria que se encuentra en la Unidad de Tratamientos Intensivos, actuando bajo el amparo de Acuerdos Comerciales con terceros países que fueron firmados SIN mecanismos anti-dumping que pudieran establecer sanciones por los subsidios estatales que reciben las empresas privadas para hacerlas “competitivas”.

    A este despilfarro de recursos que son de todos, deben agregarse otras peticiones aún más insólitas provenientes del “exitoso” mundo salmonero y que, al parecer, no fueron escuchadas en Palacio. Por ejemplo, la solicitud del infaltable César Barros (Presidente de la agencia Salmon-Chile) para aumentar de US$ 40 millones a US$ 1.500 millones (¡) los fondos que la Presidenta Bachelet anunció, en Mayo de este año, para potenciar la “imagen-país” 2. Así tanta es la necesidad de seguir vendiendo una imagen de éxito que va cuesta abajo, en la rodada.

    La “burbuja salmonera” hace rato que reventó y la precariedad de sus procedimientos ambientales y laborales, se reflejan en las denuncias que una tras otra las organizaciones de Aysén y de Magallanes, amenazadas por tanto “éxito”, han ingresado a los servicios y tribunales competentes para denunciar la existencia de vertederos clandestinos de peces y basuras, las ocupaciones ilegales de aguas, las faltas de fiscalización estatales, las diversas faltas laborales y abusos contra los trabajadores.

    Las solicitudes de aplicar una “Moratoria” (congelamiento) a la expansión salmonera, se multiplican incluso internacionalmente y hasta con el apoyo conciente de varias organizaciones de trabajadores salmoneros, quizás los más informados acerca de los procedimientos degradantes del medio acuático ocupado por la Industria y siendo ellos las víctimas directas de los abusos laborales.

    El “éxito” salmonero precisamente se refleja en los 60 trabajadores muertos desde el año 2005 a la fecha, la mayoría de ellos por faltas de medidas de seguridad en sus faenas; también en la ausencia de cámaras hiperbáricas para el tratamiento de los buzos accidentados en toda la Isla de Chiloé y en Chiloé Continental; en el 70% de población bajo la línea de la pobreza en la Comuna de Cochamó, tras 20 años de intervención salmonera en el Estuario del Reloncaví; en las escuelas apolilladas de Calbuco; en la destrucción masiva de bancos naturales de moluscos a los largo de la costa del Mar Interior de Chiloé producto de la contaminación salmonera.

    Para escuelas sólidas, para cámaras hiperbáricas, para hospitales y mejores condiciones para la fiscalización de las condiciones de trabajo que enfrentan los trabajadores salmoneros, el Estado NUNCA tiene suficiente dinero…. Para seguir manteniendo a flote al último Mito Chilote, los fondos públicos se gastan a manos llenas, los funcionarios públicos recorren las Regiones Australes de punta a cabo (y semanalmente) y los Parlamentarios Salmoneros argumentan hasta razones de “patriotismo” para seguir apoyando a esta Industria tóxica, como si el defender los intereses noruegos de MAINSTREAM y MARINE HARVEST o los españoles de PESCA-Chile, tuviera algo que ver con los sueños de O’Higgins y de Carrera.

    Oponerse a este nuevo despilfarro de 125 mil millones de pesos que pretende hacer el Estado chileno, es sólo el primer paso. Averiguar cuánto nos ha costado, a todos los chilenos, mantener en funcionamiento la maquinaria propagandística de Salmon-Chile, es el paso siguiente.

    Establecer las responsabilidades políticas, administrativas y penales en este desastre ambiental y social que ha sufrido especialmente la Región de Los Lagos, es la forma de asegurar que nunca más algo parecido vuelva a suceder ni en Chile ni en ninguna parte del mundo.

    Héctor Kol

    AG Pescadores Artesanales de Aysén

    Octubre, 2008.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...