• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Los árboles más antiguos y más grandes de África, conocidos como baobab, árbol botella o pan de mono; están muriendo, poniendo en alerta las organizaciones protectoras del medio ambiente y ambientalistas independientes.

    Según un estudio publicado en la revista Nature Plants, ese evento ocurrido en ubicados en Zimbabwe, Namibia, Sudáfrica, Botswana y Zambia, podría estar asociado a una de las consecuencias del cambio climático.

    De acuerdo a la investigación, determinaron que nueve de los 13 árboles baobab más antiguos y cinco de los seis más grandes han perecido parcial o completamente en los últimos 12 años, algunos de ellos datan de los tiempos de la antigua Grecia.

    “Definitivamente es impactante y dramático ser testigos de la desaparición de tantos árboles con edades milenarias”, dijo Adrian Patrut de la Universidad Babeş-Bolyai en Rumania, uno de los coautores del estudio.

    “Estadísticamente, es prácticamente imposible que una cantidad tan grande de viejos y grandes baobabs mueran en un período de tiempo tan corto debido a causas naturales”, añade Patrut.

    A pesar de que aún no está claro qué está causando que los baobabs mueran, los autores del trabajo creen que el cambio climático es el culpable. “Sospechamos que la desaparición de baobabs monumentales puede estar asociada, al menos en parte, con modificaciones significativas de las condiciones climáticas que afectan al sur de África en particular. No obstante, se necesita investigar más para apoyar o refutar esta suposición”, revela el artículo.

    baobab

    Árbol de la vida

    El también llamado “árbol de la vida“, por su capacidad para producir fruta rica en nutrientes incluso durante la dura estación seca de África, puede vivir hasta los 3.000 años de edad y puede crecer tan ancho como el largo de un autobús.

    Cuando pierden sus hojas, los árboles parecen estar boca abajo, con unas ramas que se asemejan a raíces que se extienden hacia arriba. Dada su edad y su resistencia a las condiciones climáticas, han sido la fuente de historias y leyendas locales.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...