• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    La barrera de hielo de Ross es la mayor barrera del continente y se encuentra en el mar del mismo nombre. Llamada así  en honor al capitán James Clark Ross, quien la descubrió en 1841. cerca de las dunas más grandes se registra una especie de ruido. Los científicos aceleraron la grabación obtenida y resultó una música siniestra constantemente cambiando de tono y timbre.

    Debido al  calentamiento global, los investigadores están monitoreando los glaciares antárticos para valorar su desplazamiento, espesor y comportamiento,  y así controlar los procesos relacionados con la barrera de Ross.

    Una vez iniciado el análisis de datos recolectados, los estudiosos se fijaron en un fenómeno peculiar. Resultó que las mencionadas capas de nieve experimentaban una permanente vibración.

    (+Video) Música siniestra: Científicos graban un aterrador sonido en la Antártida

    Foto: Web

    Música siniestra

    Los expertos colocaron 34 detectores sísmicos que ha permitido monitorear la “vida” del glaciar entre 2014 y 2017. Su peculiar estructura, facilita que en su superficie contenga varias dunas, cubiertas por capas de nieve.

    Los cambios del sonido se deben a la transformación que experimentan las dunas. Los estudiosos explican que la estructura de dichas dunas es de verdad algo semejante a una flauta. Es decir, el flujo de aire genera diferentes sonidos al pasar por las cavidades.

    (+Video) Música siniestra: Científicos graban un aterrador sonido en la Antártida

    Foto: Web

    Enfatizan que la “voz” de la barrera de Ross no es solamente un peculiar fenómeno, sino también un recurso importante para el monitoreo, ya que el glaciar en cuestión se encuentra en la zona afectada por el derretimiento rápido de los hielos y requiere control científico.

    Por ejemplo, en 2016 la frecuencia de las vibraciones se vio reducida, por lo cual el tono de las se hizo más bajo. Curiosamente, cuando la temperatura volvió a bajar, la frecuencia no se modificó. Es decir, los cambios de tono pueden ser tanto reversibles como irreversibles.

     

    Otras noticias de interés

    Proponen crear dos grandes santuarios oceánicos para proteger la Antártida

    La Antártida reverdece a medida que las temperaturas aumentan

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...