• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Es fácil hacer periodismo de investigación en Chile. Cosa de instalar una cámara oculta en un lugar estratégico, registrar durante un par de meses, buscar un caso extremo y si no lo hay, forzarlo. La inasible realidad y nuestras ilegalidades cotidianas aportan el resto.

    Es lo que hace Informe Especial. A la carencia de buenas ideas, anoche volvieron a desenterrar el repetido miedo a las drogas, que las encuestas dicen que ya menos gente cree. Esta vez su presa fueron los secundarios. ¿Cómo hablar de ellos vadeando sus demandas? ¿Cómo concentrar el estigma sobre los colegios que más resisten por estos días el silencio de la prensa y a una testaruda ministra de Educación dueña de colegios? La droga. Ahí está: El ALARMANTE consumo de drogas entre escolares. Calza perfecto. Conace, por su parte, aporta publicando un estudio el día más álgido de las protestas de los escolares.

    Y les resultó fácil. Arrendaron un departamento frente al Instituto Nacional para funar a sus alumnos; se instalaron a registrar a la salida del Liceo Amunátegui (también movilizado contra la LGE) ese pequeño espacio entre el colegio y la casa donde siempre ha salido y saldrá una chela; y buscaron a un chico que hasta se jalaba los desodorantes. Espionaje, funa y generalización a partir del ejemplo extremo son la tónica.

    Una prensa pirata es la que domina nuestras pantallas, que acecha las mínimas ilegalidades de lo cotidiano, pontifica a censores y uniformados; y ensombrece todo el resto. Justo en el momento en que la población requiere saber porqué los chicos se oponen al lucro en la educación, el programa de Pavlovic las arremete contra ellos.

    ¿Habrá inocencia?

    Quizá, pero el rigor periodístico escasea.

    Las fuentes son las mismas de siempre. La eterna María Teresa Chadwick, uno que otro ex adicto y los ‘expertos’ drogabusólogos de las comunidades terapéuticas. Así vimos a un Alejandro Herrera, del Instituto Schilkrut, y a un Julio Figueroa, de la Corporación La Esperanza, alarmándonos sobre los peligros del mal para el que ellos tienen la cura. A un costo de 300 mil pesos mensuales. Si no lo pagan los padres, lo paga Fonasa. Mínimo 7 meses de internamiento.

    El mismo Figueroa dijo que detrás del tráfico “hay personas que ganan millones de pesos”. Obvio que para la periodista que hizo el artículo, lo que gana Figueroa vendiendo cruzadas  no son el tema. Sí, ver a un grupo de muchachos fumándose un pito entre clase y clase, como muchos lo hicimos.

    Aníbal Guiño, presidente del Centro de Alumnos del Liceo Amunátegui, funado por TVN, acusa que lo visto en el programa “es algo que pasa en los colegios. Algo que uno ve a la salida del colegio, en la casa del amigo o en la plaza del barrio. Que la marihuana se está haciendo cada vez más popular entre los adolescentes, no es nada nuevo. Conozco muchos casos de consumidores de marihuana que tienen muy buen rendimiento académico, que les va súper bien”. Claro que esto para la periodista no es tema, tampoco que el Instituto Nacional tenga uno de los mejores resultados en todas las pruebas de medición sistémicas, como el SIMCE o la PSU. Si lo mencionó fue para enfatizar que “la droga hace daño”. Así nadie entiende.

    Guiño añade que “el programa desvía los temas centrales de los jóvenes, mostrarlos drogándose cuando la mitad del país se ha creído el cuento de las drogas malignas, es querer funarnos y ensombrecer nuestras demandas contra la LGE. Si es para desprestigiar a colegios altamente emblemáticos en la actuales movilizaciones. Siempre van a mostrar lo que el canal conviene mostrar. No ví que se le preguntara a un cabro qué piensa del consumo”

    Finalmente Guiño acusa que programas como éste “son un atentado a la libertad de las personas. Te espían como si fueses un delincuente. Estás en un lugar público y te espían, creo que ya es hora de empezar a discutir las facultades que tienen los canales para invadir la privacidad de las personas, en directa relación con lo que no indagan. ¿Por qué no graban como los políticos se roban los millones de nuestro país? Eso me gustaría ver”

    Preguntas a Informe Especial

    Como vemos la incapacidad absoluta de plantearse nuevos temas de investigación y cada año repiten la misma cantinela, queremos ayudar a los periodistas de TVN a indagar en algunos temas referidos a drogas que hace rato, pese a su obviedad, están absolutamente ensombrecidos:

    – ¿Por qué desde que diversas sustancias fueron prohibidas, pasaron a ser el principal negocio ilícito del mundo?

    – ¿No será la prohibición la causa del problema?

    – ¿Por qué fracasó la ley seca en Estados Unidos y qué efectos generó durante su aplicación?

    – ¿Por qué pese a las campañas omnipresentes, el miedo instalado y la represión policial seguimos consumiendo sustancias declaradas ilegales?

    – ¿Por qué casi todas las culturas en el mundo han consumido vehículos de ebriedad y modificadores de la conciencia desde épocas milenarias?

    – ¿Por qué siempre que se desarticula una red de tráfico aparecen involucrados policías o carabineros?

    – ¿Por qué se sataniza a las sustancias prohibidas en las noticias e inmediatamente en la publicidad vemos avisos de cervezas, pisco o ron como un paraíso juvenil?

    – ¿Se ha indagado la real efectividad de las campañas de prevención y rehabilitación de Conace de los últimos diez años?

    – ¿Por qué María Teresa Chadwick permanece apernada en la institución desde hace casi 10 años considerando el absoluto fracaso de su política represiva?

    – ¿Cuánto dinero facturan las clínicas de rehabilitación y comunidades terapéuticas con el repetido miedo a las drogas?

    – ¿Por qué tales clínicas mantienen terapias basadas en el no consumo de sustancias, olvidando las basadas en la prevención del daño, que tienen un comprobado éxito en mucho menor tiempo?

    – ¿Cuánto cobran mensualmente estas clínicas por convencer a los padres que el hijo no consumirá mas drogas, mientras los atiborran con fármacos con graves secuencias para su salud futura?

    – ¿Por qué Informe Especial y el mismo Santiago Pavlovic nos venía en los ’80 el mundo como un caos y Chile como un paraíso?

    Esperamos respuesta.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...