• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Un activista opositor a la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (Naim) ubicado en San Rafael,  Tlalmanalco, fue asesinado cuando un sujeto armado llegó y le disparó en la cabeza. Su muerte se suma a la de cientos de ambientalistas que han sido asesinados en América Latina por defender el territorio.

    El hecho ocurrió el pasado 28 de septiembre cerca de las 11:20 horas, denunció este domingo el Centro de Derechos Humanos “Zeferino Ladrillero”  (Cdhzf ), al detallar que luego de recibir el impacto de bala, fue trasladado al hospital de Zentlalpan aún con signos vitales, donde falleció posteriormente.

    Ramos Arreola era un defensor del territorio, especialmente del cerro del Tenayo, se había unido a la Plataforma Organizativa contra el Nuevo Aeropuerto y la Aerotrópolis, organización integrada por varios pueblos afectados por las obras complemetarias del Naim.

    El Cdhzf hizo énfasis en que el ambientalista, así como otros luchadores sociales, ya había recibido amenazas de muerte en los últimos meses, que se intensificaron recientemente.

    El presidente del Cdhzf, José Antonio Lara Duque, hizo un llamado urgente al presidente de la República, Enrique Peña Nieto, y al titular de la Secretaría de Gobernación, Alfonso Navarrete Prida, para que garanticen la libertad de manifestación de quienes se oponen a la construcción de este aeródromo.

    Por otra parte, exigieron: realizar una investigación imparcial del asesinato para dar con los responsables; garantizar la vida e integridad de los defensores de la tierra y el agua, así como de quienes se oponen al Naim y respetar a los derechos a la vida, seguridad, agua, tierra y territorio de las comunidades que están siendo afectadas por la megaobra.

    El tezontle extraído del cerro de Tenayo está siendo usado para rellenar el ancestral Lago de Texcoco, lo que forma parte del ecocidio que se está cometiendo. Todavía hace 40 años esta cuenca lacustre estaba rebosante de agua, pero ahora los campesinos que habitan los alrededores solo tienen delante una llanura salitrosa. El proyecto ha mostrado ser devastador, no solo para los ecosistemas, sino para las ciudades.

    A.L.

    Continúa leyendo…

     

    En México indígenas ganan amparo contra tres concesiones mineras

    (Vídeo) Linchan y queman vivo a funcionario de la Fiscalía y otros tres hombres están gravemente heridos en México

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...