• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    La matrícula universitaria  indígena en México es de menos del uno por ciento del total de los 11 millones de habitantes  originarios que pueblan este país norteamericano.

    Además, “del total de indígenas inscritos en la educación superior, el porcentaje que logra titularse es muy pequeño, aunque éste es un fenómeno que ocurre también entre la comunidad no indígena“, reveló en entrevista publicada por Otras Voces en Educación, la doctora Lorenza Villa Lever.

    Son muy pocos los indígenas que llegan a la universidad. “Una razón importante para ello es que la mayoría vive en pobreza y cerca de 30% en pobreza extrema“, comentó.

    La mayoría de los indígenas padece “pobreza multidimensional”, que el Consejo Nacional de Evaluacion de la Politica de Desarrollo Social define como fuertes rezagos en el acceso a servicios básicos de vivienda, alimentación, salud y educación, lo que agrava las desigualdades de dicha población y restringe sus posibilidades de estudiar.

    Indígenas marginados

    La experta en desigualdades educativas señaló que en México la población indígena está muy invisibilizada. Por ejemplo, en relación con la educación superior, “no hay estadísticas confiables de cuantos ingresan a la licenciatura y al posgrado, si son hombres o mujeres, de qué comunidades vienen, cuántos egresan y en cuanto tiempo. Por otra parte, los indígenas universitarios no siempre quieren ser identificados, porque en muchas ocasiones su condición étnica está asociada a la pobreza y a la discriminación.

    Para 2014, existían 10.756 estudiantes y 1.055 profesores en las 12 universidades interculturales que la Secretaría de Educación Pública ha reconocido. La matrícula de estas 12 universidades es muy variable porque hay unas que tienen de 200 a 300 alumnos como la del estado de Puebla y otras con más de 3.000 como la Universidad Autónoma Intercultural del Estado de México.

    “La apertura de estas universidades coadyuvó a la inclusión a la universidad de la población indígena y muy especialmente a las mujeres indígenas que encontraron allí una oportunidad interesante para tener educación superior”.

    Existen también otras universidades con el modelo intercultural que no pertenecen a esta red de universidades, pero han establecido vínculos de carácter académico con ellas. Se puede mencionar como ejemplo la Universidad Autónoma Indígena de México (UAIM), en el estado de Sinaloa, que surgió en 2001 como proyecto de la Universidad de Occidente; y la Universidad Veracruzana Intercultural, en el seno de la Universidad Veracruzana.

    La desigualdad educativa en México impacta en los niños indígenas

    Continúan en México protestas contra reforma educativa

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...