• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    La inversión de 1.000 millones de dólares para la primera Zona Económica Especial en México, en el Puerto de Lázaro Cárdenas en Michoacán, ha generado una gran polémica.

    La inversión fue anunciada por Lakshmi Mittal, presidente ejecutivo de Arcelor Mittal, una de las mayores siderúrgicas mundiales, con el fin de modernizar su planta productiva, bajo el nuevo marco de inversiones propuesto por el Gobierno de Enrique Peña Nieto.

    La zona es altamente compleja: hay pueblos indígenas y autodefensas, crimen organizado y fuertes capitales que quieren aprovechar la Zona Económica Especial del puerto Lázaro Cárdenas.

    La foto que muestra a Mittal estrechando la mano del gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles Conejo, despertó la preocupación de los habitantes de la zona, y también, la curiosidad de Rodrigo Caballero, un periodista de investigación local, que se trasladó a la zona de Aquila, para conocer el testimonio de los principales líderes sociales de la región.

    “Es una zona que no ha sido explotada al grado que se pretende, que tiene potencial minero, pero también conflictos sociales, tanto de pueblos mestizos como de pueblos indígenas; son elementos que van agregándole complejidad”, explicó Caballero en diálogo con Sputnik.

    Pueblo maya rechaza granja de cerdos para exportación

    En la zona hay una fuerte presencia del crimen organizado durante los últimos 10 años. “Además de sus actividades ilícitas inherentes al crimen organizado (secuestro, extorsión o cobro de derecho de piso), su principal ingreso económico en esta zona era la minería“, explicó el periodista.

    En 2013, la zona se llenó de grupos armados de “autodefensas”, los pobladores se armaron, siguiendo el ejemplo de las policías comunitarias de los pueblos indígenas vecinos, y tomaron la seguridad en sus manos. En muchos casos fueron exitosos y lograron desplazar a las células del crimen.

    “La extracción ilegal de mineral de hierro en la región sierra-costa de Michoacán era vendida a través del puerto de Lázaro Cárdenas y sus ganancias eran mucho mayores que las que pudieran haber recabado con el narcotráfico” agregó.

    Revelan alto uso de agua de las mineras en México

    Talcahuano: Sindicatos en lucha por el No a más despidos en Huachipato

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...