• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Al menos una persona murió, tres resultaron lesionadas y otras 13 fueron detenidas tras el enfrentamiento a balazos y pedradas entre dos grupos indígenas en San Cristóbal de Las Casas, municipio Chiapas, en México, derivado de un conflicto por el acceso al agua.

    Los hechos ocurrieron este viernes, cuando pobladores de las comunidades San Antonio El Pinar y Barrio El Cipresal El Pinar arribaron a la Unidad Administrativa, donde se encuentra la presidencia municipal y las oficinas de la Fiscalía para Asuntos Indígenas de los Altos.

    Tras hacerse de palabras, ambos grupos se enfrentaron con palos y piedras, y algunos sacaron armas de fuego. Samuel Sántiz Pérez, de 24 años, cayó muerto al recibir un tiro en el pecho. Llorando, el padre acusó a gritos a “Gerardo Ortega y su gente”, uno de los líderes del bando contrario.

    “De por si, así es ese maldito Gerardo, no sé porque lo protege la ley. Este maldito Gobierno lo protege”, soltó el padre de la víctima.

    Asimismo, denunció que el Gobierno nunca les ha hecho caso para solucionar el conflicto y el Ministerio Público no ha podido detener a esas personas que hoy los agredieron. Las autoridades municipales de San Cristóbal de Las Casas -señaló- tampoco han hecho nada para resolver el problema, y denunció que siempre han protegido a Ortega y su gente.

    Entre las personas lesionadas se encuentra Juan López Pérez, de 30 años de edad, originario de la comunidad San Antonio El Pinar, quien recibió dos impactos de bala, uno a la altura de la clavícula del lado derecho y otro en el tórax. Los otros dos heridos, Mario Sántiz Pérez y Miguel Gómez López, son originarios del Barrio El Cipresal El Pinar. Ambos recibieron golpes en todo el cuerpo.

    Tras el enfrentamiento, la policía cercó toda la zona y dispersó a los grupos confrontados. Las grúas se llevaron varias camionetas de redilas en las que llegaron las personas que dirimieron el conflicto con palos, piedras y balazos, afuera de las instalaciones de las oficinas municipales y estatales.

    ¡Inviable para el ambiente! Niegan permiso para construir hidroeléctrica en Chiapas

    Grupos paramilitares se reactivan en Chiapas, denuncian ejidatarios

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...