• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    La trata de menores de edad para que ejerzan la prostitución en España está en un peligroso aumento, según informa Público. Las principales elegidas por las distintas organizaciones criminales son menores de China, Rumania, Nigeria y España. Las jóvenes son obligadas a trabajar en departamentos, la calle y, en menor medida, en clubes nocturnos.

    Lo que genera mayor preocupación en la policía es la trata de menores nigerianas, debido a que están constatando la mayor presencia de chicas de esa nacionalidad. Las que llegan a España sin documentación o con una falsa, lo que dificulta la tarea de los agentes a la hora de demostrar si son menores de edad.

    Esto es un problema, porque si no se puede comprobar que las chicas son captadas cuando son menores de edad, sólo se puede acusar a los proxenetas del delito de inducción a la prostitución, que tiene penas mucho menores que la trata de personas. En ese sentido, la policía se encuentra en un problema al no poder demostrar si han cumplido la mayoría de edad.

    Félix Durán, jefe del grupo de Trata de Seres Humanos de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil española, explica que el problema es el estudio oseométrico que se le realiza a las niñas africanas, porque los resultados no son en muchos casos fidedignos, debido a que su fisionomía es muy diferente a la de la mujer caucásica, con la que se le compara en este estudio.

    Con respecto a la niñas rumanas, por lo general son captadas por un “loverboy” (un joven apuesto y con dinero) que las enamora y las invita a vivir con ellas en España. Luego de que las chicas aceptan, les cuenta realmente su posición y las obliga a ejercer la prostitución. En el caso de las chinas, llegan a España con documentación falsa a realizar, supuestamente, otro tipo de trabajos, pero una vez en territorio ibérico, son obligadas, por las organizaciones que las llevaron, a prostituirse.

    Generalmente, y conscientes de la legislación española, las organizaciones las traen a nuestro país cuando ya han cumplido la mayoría de edad, cuando las penas están menos endurecidas.

     

    El Ciudadano

     

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...