• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Una supuesta grabación de uno de los representantes de los Chalecos Amarillos es utilizada para criminalizar este movimiento, debido a que afirma que facciones paramilitares se unirían a las protestas  para derrocar a Enmanuele Macrón.

    Tenemos paramilitares listos para intervenir, porque también ellos quieren hacer caer al Gobierno. Hoy todo está en calma, pero estamos al borde de la guerra civil”, se escucha en la grabación reseñada por el portal ABC.

    Las afirmaciones fueron recogidas por un micrófono abierto, en momentos que hablaba Christophe Chalençon, uno de los líderes más extremistas de los “Chalecos Amarillos”.

    Las palabras del extremista Chalençon se consideran sumamente inquietantes, porque no dejan lugar a dudas sobre sus intenciones golpistas. Esta denuncia fue emitida en la noche del jueves por el programa «Piazza pulita» del canal italiano de televisión La7.

    Chalençon había evocado en un video la necesidad de un golpe de los paramilitares para lograr la dimisión del presidente francés, Emmanuel Macron.

    “Él se arriesga mucho porque le pueden disparar un tiro en la cabeza, pero igual no me importa”, declara a la entrevistadora del canal italiano La 7, sin darse cuenta de que la cámara de la reportera mira hacia abajo, pero sigue grabando sus palabras.

    Si me pegan un tiro en la cabeza, el pueblo haría que Macron acabe en la guillotina (…), se deben encontrar soluciones políticas muy rápidamente, porque detrás hay personas listas para intervenir por todas partes. Personas que se retiraron del ejército y que están contra el poder. Macron tiene miedo”, afirma Chalençon.

    Estás fortísimas palabras, pronunciadas a veces con énfasis y de forma repetida, como por ejemplo la palabra “paramilitares”, han causado honda impresión en Italia debido a los vínculos con el Movimiento 5 Estrellas (M5E).

    Mediación alemana

    Esa entrevista en París de los líderes del M5E con los representantes de los Chalecos Amarillos, y las posteriores declaraciones, suscitaron la irritación del Presidente francés, quien llamó a consultas al embajador de París en Roma, Christian Masset.

    Macron acusa a los populistas italianos de “injerencias sin precedentes”, por lo que se considera un grave conflicto diplomático. Para evitar una mayor crisis con Francia, Alemania intervino directamente ante el presidente italiano.

    “La buena relación establecida entre ambos presidentes ha permitido que hoy haya regresado a Roma el embajador francés, después del escándalo suscitado por las injerencias de los populistas italianos”, afirma ABC.

    Desde noviembre, ciudadanos franceses han protestan en la calle contra las medidas económicas del Gobierno consideradas antipopulares y neoliberales.

    Aunque la represión de la policía ha ido en aumento con balines de goma, bombas lacrimógenas, carros lanza agua y más de 8.000 detenidos durante las masivas movilizaciones, los ciudadanos continúan firmes en la calle protestando todos sábados.

    Por su parte, el Gobierno nacional ha ordenado el despliegue de más de 90 mil policías en todo el territorio, reseña Telesur.

    Errores y prepotencia

    La primera manifestación que hicieron los representantes de este movimiento, sin un liderazgo claro y cuyas convocatorias se propagan por redes sociales, se dio el 17 de noviembre, con una exigencia: que el Mandatario diera marcha atrás al fuerte aumento en los impuestos al diésel, programado para el 1 de enero.

    Pero Macron, “seguro” de que no trascendería, hizo caso omiso a la protesta y siguió en la defensa de su medida por “causas ambientales”.

    La sorpresa fue que las exigencias se ampliaron y ahora la derecha radical y la izquierda populista se unen para pedir unas elecciones legislativas anticipadas.

    Hasta el momento, Macron no quiere dar su brazo a torcer y solo ofrece ayudas para sufragar la factura energética, la compra de coches menos contaminantes o considerar las oscilaciones del precio del barril de petróleo a la hora de subir las tasas.

    Más de 8.000 chalecos amarillos arrestados por protestar contra Macron

    Chalecos amarillos: Quiénes, cómo y por qué ésto no es la nueva moda de París

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...