• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Un estudio realizado por investigadores de la universidad estadounidense de Bostón, indica que existe la posibilidad de diagnosticar el ébola de manera precoz.

     

     

    La muestra estudiada fueron unos monos, el cual se le inoculo el virus. Según la información hecha en una revista especializada, explica que los animales presentaron síntomas de la enfermedad cuatro días después.

    Emily Speranza, científica, explicó que antes de que se presentará el primer síntoma como la fiebre en los primates, estos liberaban proteínas que activaba determinados genes.

    Speranza comparó esos resultados con los humanos, empleando las muestras de sangre tomadas de las víctimas de ébola de Guinea entre 2014 y 2016.

    “Los hallazgos no solo arrojaron que los mismos genes se activaran en las personas y en los monos, sino que lo hacían de forma similar”, subrayó la científica.

    Otro de los investigadores, John Connor, señaló que
    es necesario indagar más en la respuesta de los humanos.

    La Organización Mundial de la Salud (OMS), el virus del Ébola, de alta tasa de mortalidad, es transmitido al ser humano por animales salvajes y se propaga en las poblaciones humanas por transmisión entre las personas.

    Según, la OMS en la actualidad no hay ningún tratamiento aprobado que lo neutralice, pero están en fase de desarrollo diversas formas de hemoterapia, inmunoterapia y farmacoterapia.

    Antecedentes

    La enfermedad por el virus del Ebola (EVE), antes llamada fiebre hemorrágica del Ebola, es un padecimiento grave, a menudo mortal en el ser humano. Sus brotes conllevan a una tasa de letalidad que es de aproximadamente 50%. Pero, en sus inicios, las tasas fueron de 25% a 90%.

    Aunque efectivamente, no existe cura, se recomienda un buen control de los brotes depende de la aplicación de diferentes intervenciones, como la atención a los casos, las prácticas de control y prevención de la infección, la vigilancia y el rastreo de los casos, los entierros en condiciones seguras y dignas o la movilización social.

    Igualmente, se sugiere que la rehidratación y el tratamiento sintomático mejoran la supervivencia de las personas.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...