Fanáticos japoneses recogen la basura después de los partidos mundiales

Japón sorprendió a los fanáticos no sólo con el triunfo en su primer partido contra Colombia en la Copa del Mundo Rusia 2018, sino que los aficionados llenos de alegría se quedaron en la Arena Mordovia para limpiar y recoger la basura de las gradas dejada por los asistentes del encuentro. ¡Digno ejemplo de pulcritud y elegancia a seguir de los nipones!.

Estas aptitudes fueron calcadas por los fanáticos colombianos, quienes grabaron vídeos de  los japoneses en la jornada de limpieza, mientras algunos neogranadinos se sumaron a la lección de vida.

También se han difundido imágenes donde fanáticos de Senegal ejecutan acciones similares de limpieza. Al parecer, el llamado en este mundial deportivo es que salvemos al planeta y si esté hábito se extiende a todos los aficionados, tendremos no solo mejores establecimientos deportivos, sino un mejor mundo.

Está práctica es común de los japoneses en cualquier encuentro deportivo cuando finaliza o en un evento masivo, es más económica que la cuantiosa tradición realizada por el grito «puto» de los mexicanos y que está dedicado al portero contrincante.

Calquemos las buenas costumbres

Además, los nipones al recoger la basura promueven el ahorro de recursos y evita el excesivo gasto en la contratación de los servicios de limpieza, así como dejan por sentado que son corresponsables de sus actos y de la basura dejada por los demás.

Históricamente los estadios deportivos quedan abarrotados de basura, porque el escenario se presta para el consumo de diversos productos. Aunque todos los fanáticos recuerdan consumir lo que se le antoje, obvian la preservación de los espacios que podrían ser usados por las generaciones futuras.

El impresionante comportamiento de los jugadores japoneses, ya había llamado la atención en eventos deportivos sobre todo en las naciones latinoamericanas. Un ejemplo de ello, se observó en el mundial pasado efectuado en Brasil, cuando los niponeses a pesar de resultar no triunfador del partido, los aficionados asiáticos limpiaron al culminar el encuentro.

Corresponsabilidad de actos y de la basura de los demás

Así mismo, existe otro anécdota bien particular y es el ocurrido en el año 2014 en las playas de Acapulco de México. Estas zonas turísticas aztecas estaban abarrotadas de desechos sólidos y los niponeses se bajaron del buque Kashima para realizar una limpieza a las costas.

El fútbol se juega en Japón desde el siglo XIX, la afición a este deporte creció de manera acelerada y las cifras se evidencian en los estadios así como en la cotidianidad.

4,171,245FansMe gusta
116,087SeguidoresSeguir
290,278SeguidoresSeguir
16,282SuscriptoresSuscribirte

Más Leídos