• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Los investigadores Mattias Green (Universidad de Bangor, Reino Unido) y Hannah Sophia Davies y Joao C. Duarte (Universidad de Lisboa, Portugal) afirman que el movimiento de lasplacas tectónicas hará que los continentes de la Tierra se unan en un supercontinente dentro de unos 200 o 250 millones de años.

    La información fue publicada en un artículo para The Conversation, y los autores detallan como serían los continentes al pasar dicho período.

    Los expertos explican que las placas tectónicas que conforman la corteza de la Tierra están en constante movimiento, desplazándose a velocidades de unos pocos centímetros por año. Por ello, a futuro, en términos geológicos, los continentes se juntarán en un supercontinente que se mantendrá unido durante centenares de millones de años antes de volver a dividirse.

    La última Pangea ―supercontinente― se formó hace unos 310 millones de años y comenzó a separarse hace aproximadamene 180 millones de años.

    La ruptura de Pangea produjo la formación del océano Atlántico, que aún se expande, algo opuesto a lo que ocurre en el océano Pacífico, que se estrecha y que, además, es el hogar de un anillo de zonas de subducción a lo largo de sus bordes (el Anillo de Fuego).

    Los científicos estiman que el ciclo de formación de supercontinentes por el que pasa la Tierra está a la mitad actualmente. Basados en esta premisa, señalan que existen cuatro escenarios fundamentales para la formación del próximo supercontinente: Novopangea, Pangea Última, Aurica y Amasia.

    Novopangea

    Si se mantienen las condiciones actuales —con el Atlántico abriéndose y el Pacífico disminuyendo—, el próximo supercontinente se formará en la parte opuesta a la antigua Pangea, afirman los expertos. Entonces, las Américas chocarán con la Antártida, que se habrá movido hacia el norte, y luego con las ya unidas África y Eurasia.

    Pangea Última

    Si la expansión del Atlántico se ralentiza y comienza a cerrarse, sus dos pequeños arcos de subducción podrían extenderse a lo largo de la costa este de las Américas, lo que llevaría a una recreación de Pangea. América, Europa y África volverían a unirse en un supercontinente por ahora llamado Pangea Última, que estaría rodeado por un superocéano Pacífico.

    Aurica

    En el caso de que en el Atlántico aparecieran nuevas zonas de subducción, ambos océanos podrían cerrarse, y se tendría que formar una nueva cuenca oceánica para reemplazarlos. El resultado sería la formación del supercontinente Aurica, en cuyo centro estaría Australia, actualmente a la deriva hacia el norte.

    Amasia

    El cuarto y ultimo escenario supone “un destino completamente diferente para la Tierra futura”, subrayan los investigadores. En este sentido, destacan que varias de las placas tectónicas, incluidas África y Australia, se están moviendo actualmente hacia el norte, proceso presuntamente impulsado por anomalías dejadas por Pangea en el manto terrestre.

    De estos cuatro escenarios el que es más probable es Novopangea, por tratarse de una progresión lógica de las tendencias actuales, mientras que los otros tres casos implican la intervención de procesos adicionales.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...