• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Preservar el ambiente es sinónimo de proteger un hogar común ese es el mensaje concienciado entre los pobladores de la meseta Qinghai-Tibet, quienes han desarrollado una cultura ecológica, luego de la campaña nacional impulsada por el Gobierno del país asiático para mejorar la calidad del sistema natural.
    La información que pudo apreciarse en el libro blanco publicado por el Consejo de Estado chino en relación al cuido y la protección de la meseta es de gran importancia para la supervivencia y desarrollo de la nación asiática, reseñó Prensa Latina.
    En la obra se detalla, los mecanismos de compensación a los pobladores que incluyen pagos a zonas con funciones ecológicas determinadas y entrega de subsidios, así como recompensas a los protectores de pastizales.

    Energía Solar-Térmica de Qinghai

    También se visualizan cifras que reportan que el gobierno chino otorgó a las zonas ecológicas claves Qinghai y el Tíbet  un total de 34 mil 640 millones de yuanes (algo más de cinco mil 70 millones de dólares) entre 2008 y 2017.
    Esta meseta considerada como una barrera de la eco-seguridad para China y Asia posee actualmente 155 reservas naturales extendidas en una superficie de 822 mil 400 kilómetros cuadrados semejantes al 57,56 por ciento de las áreas naturales terrestres del gigante asiático.

    El libro blanco refiere que el ecosistema cubre toda la región autónoma del Tíbet, la provincia de Qinghai y algunas regiones de Sichuan, Yunnan, Gansu y Xinjiang.

     

    El Lago Qinghai es el mayor lago salado de China

    Participación colectiva

    El texto indica que en las provincias y regiones autónomas participan colectivamente en el refuerzo de actividades públicas acerca de la población ambiental, la construcción de una infraestructura cultural, la organización de talleres de educación y capacitación.

    También el fomento de la participación ciudadana se promueve con las recompensas a las personas de conducta ejemplar y la implantación de las vacaciones ecológicas. Estas medidas permiten arraigar un estilo de vida respetuoso con la naturaleza y que ha derivado en la popularización de viviendas ecológicas, las energías limpias y el turismo ecológico con el entorno.

    La energía solar y otras nuevas fuentes de energía se vienen usando en amplios ámbitos de la vida diaria y el trabajo, como la calefacción, la cocina, la iluminación, el riego o las telecomunicaciones, entre otros”, enumera el libro blanco.

    El milagro económico de China

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...