• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Nuevos hallazgos son noticia en torno al caso del exespía ruso Serguéi Skripal y su hija Yulia presuntamente envenados, en Inglaterra, con un supuesto agente nervioso de grado militar (se atribuye al grupo de venenos Novichok). El hecho ocurrió el 4 de marzo cuando fueron encontrados inconscientes en un banco de la catedral inglesa de Salisbury.

    La teoría asomada por la primera ministra británica, Theresa May, el 12 de marzo, es respondida a medias por el estudio desarrollado por la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ), la cual recolectó muestras “ambientales y biomédicas” entre el 21 y el 23 de marzo en Salisbury a pedido de Inglaterra, para luego someterlas a diversas pruebas en cuatro laboratorios propios, describen las agencias de noticias Reuters y EFE.

    Avalado por los 192 países que integran el organismo encargado de asegurar la destrucción de armas químicas y evitar su desarrollo, el informe determinó la identidad del agente nervioso, un químico tóxico de alta pureza con “ausencia casi completa de impurezas”, pero no su procedencia y a discreción se mantiene el nombre, que sólo fue revelado a los países que conforman la organización.

    Pese a esto, el secretario de Asuntos Exteriores británico, Boris Johnson, asegura que el veneno “era un agente nervioso de tipo militar: un Novichok”, destacando que “sólo Rusia tiene los medios, el motivo y el antecedente” para utilizarlo, aunque la tesis ya haya sido negada en múltiples oportunidades por las autoridades rusas.

    Los resultados serán presentados en una sesión de emergencia de la OPAQ, el miércoles 18 de abril, y ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en una reunión del Consejo de Seguridad para tratar el informe del organismo el jueves 19 de abril, a pedido de Londres.

    En respuesta, la vocera del Ministerio de Exteriores, María Zajárova, aseguró que Rusia no reconocerá las conclusiones a menos que los expertos de ese país puedan acceder a la investigación y mantuvo que se trata de una operación de Inglaterra para desacreditar a Rusia.

    Además, no descarta la idea de que Serguéi Skripal y su hija Yulia se encuentran en condición de rehenes en ese país y pone en duda el comunicado emitido por la joven en la que rechaza la asistencia consular de los diplomáticos rusos, según reporta el portal de noticias RT.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...