• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    El primer bebé nacido de un trasplante de útero y que pesó 1,45 kilogramos, se halla en el hospital Galaxy Care de la ciudad de Pune, la India. Esta niña recibe tratamiento y alimento calostro y otros mediante una sonda nasogástrica.

    La criatura que vino al mundo mediante cesárea ha sido puesto en una capucha de oxígeno. La niña nació 17 meses después de que Meenakshi Valand (27) se sometiera al proceso médico. Los especialistas dijeron que el bebé, que está en la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales, y la madre están estables.

    El bebé tenía que nacer en la primera semana de noviembre, al cumplir las 34 semanas.Pero, la presión arterial de Valand comenzó a subir de repente, dijo el ginecólogo Milind Telang.

    “Estábamos monitoreando constantemente el crecimiento del bebé y encontramos que el líquido alrededor del bebé había comenzado a reducirse. Esto significaba que el crecimiento adicional del bebé no tendría lugar en el útero. Decidimos realizar una cesárea”, dijo el galeno al diario The Hindu.

    Para el 19 de mayo del año pasado, Valand se sometió a un trasplante uterino, realizado por un equipo de 12 miembros encabezado por el cirujano doctor Shailesh Puntambekar, convirtiéndose en la segunda mujer del populoso país surasiático en realizarse este tipo de tratamiento médico, después de que un día antes, Shivamma Chalgeri, residente de Solapur, fuera pionera.

    Las madres de las dos mujeres donaron el útero en ambos casos. Hasta el momento, se realizaron seis trasplantes de ese tipo en el hospital.

    Chalgeri y Valand recibieron la transferencia de embriones en enero de este año. El embarazo de Chalgeri fracasó dos meses después y la primera transferencia de embriones de Valand también falló, cuya razón ésta última recibió una segunda transferencia de embriones el 7 de abril.

    El doctor Telang explicó que en un trasplante uterino, los nervios no se trasplantan, motivo por lo cual, las mujeres no experimentan dolor de parto. El procedimiento consiste en una transferencia temporal de órganos sólidos.

    Después del embarazo, se extrae el útero para que las mujeres no tomen medicamentos inmunosupresores, señaló el especialista al indicar que en el caso de Valand, los médicos retendrán el útero durante los próximos seis a siete meses como medida de precaución. “Si el bebé prematuro no sobrevive, la mujer puede decidir tomar otra transferencia de embrión”, dijo.

    En cambio, el doctor Puntambekar, director médico del hospital Galaxy Care, expresó que para mujeres como Valand, que padece el Síndrome de Asherman (tejido cicatrizado en el útero), “no hay otra opción” que no sea la subrogación o adopción.

    “El trasplante uterino es la respuesta para las mujeres que desean tener bebés en su vientre. Podemos intentar al menos cuatro transferencias de embriones para un embarazo exitoso”, subrayó.

    Arabia Saudita fue el primer país en llevar a cabo un trasplante uterino y el segundo Turquía en 2011. Ambos casos fueron trasplantes de cadáver y el útero se tomó de un paciente con muerte cerebral, pero los dos fallaron tras el rechazo del órgano por parte del sistema inmunitario del receptor.

    El doctor Mats Brannstrom afirmó que el primer trasplante uterino de donante vivo con éxito, ocurrió en Suecia en 2014.

    Sigue leyendo…

    Una veintena de trasplantes se han realizado en Costa Rica

    Katie, la mujer más joven en recibir un trasplante de cara

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...