• El Ciudadano | Edición Internacional
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Igor Konáshenkov, portavoz del Ministerio de Defensa ruso, anunció que los verdaderos objetivos de los bombardeos de EEUU y sus aliados perpetrados contra Siria el pasado 14 de abril no eran tan solo “los supuestos centros de producción de armas químicas en Barza y Jaramani, sino también varias instalaciones militares sirias, incluidas bases aéreas”.

    En declaraciones recogidas por el portal RT, el vocero del ministerio ruso ha explicado que las instalaciones atacadas en el país árabe no están protegidas por la defensa antiaérea y que para destruirlas serían suficientes 10 misiles.

    “Como se ve en las fotografías espaciales difundidas por medios comunicación occidentales, son edificios convencionales en la superficie“, detalló.

    Estas nuevas informaciones contradicen la postura de EEUU, Francia y Reino Unido, que defendieron que los ataques lanzados el pasado 14 de abril fueron dirigidos exclusivamente a tres objetivos sirios, lo que supondría haber utilizado “treinta o más misiles de crucero y misiles aire-tierra para cada objetivo“, sostuvo Konáshenkov, asegurando que esta información “causa un gran escepticismo”.

    El portavoz ruso detalló que “por cualquier método de cálculo, eran suficiente no más de 10 misiles para destruir cada uno de los tres objetivos, teniendo en cuenta la triple superposición para su destrucción asegurada”.

    De acuerdo al representante del organismo , en la foto del objeto en el área de Barza “la naturaleza de la destrucción como resultado de un ataque con misiles no corresponde a la escala de destrucción del uso de tres docenas de misiles de crucero (…) Además, el estudio del territorio de este y otros objetos no reveló ni una gran cantidad de escombros ni fragmentos de municiones, ni un número correspondiente de cráteres”, aseveró.

    Más de la mitad de los misiles lanzados por EEUU fueron interceptados

    Las defensas antiaéreas de Siria repelieron 71 de los 103 misiles lanzados por EEUU el pasado 14 de abril.  A pesar de que el presidente estadounidense, Donald Trump, ha negado categóricamente que alguno de los misiles fuera derribado, el Ministerio de Defensa ruso concluyó que fueron interceptados más de la mitad de estos y la agencia audiovisual Ruptly publicó un video en el que se puede ver cómo funcionó el escudo antimisiles sirio ante el bombardeo.

    No obstante, y a pesar de las pruebas documentales que apuntan a lo contrario, desde la Casa Blanca han seguido sosteniendo que “el sistema de defensa antiaérea sirio ha sido totalmente ineficaz“, en palabras del portavoz del Pentágono, Eric Pahon, quien ha asegurado además que las declaraciones de Rusia al respecto  “forman parte de una campaña de desinformación y no tienen ningún fundamento”.

     

     

    Loading...