• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    La renuncia de los obispos de San Bartolomé de Chillán y San Felipe en la República de Chile, Carlos Pellegrín y Cristián Contreras, respectivamente, fueron aceptadas este viernes por el Papa Francisco.

    Ambos clérigos estarían relacionados con el escándalo de abusos sexuales y falta de transparencia en la Iglesia católica. Para ambas diócesis el sumo pontífice ha nombrado sendos administradores apostólicos, en San Bartolomé al padre Sergio Pérez de Arce Arriagada, hasta ahora rector de la iglesia de los Sagrados Corazones de Valparaíso. Mientras que en San Felipe ha nombrado como administrador temporal a Jaime Ortiz de Lazcano Piquer, hasta ahora vicario judicial del Tribunal Eclesiástico de Santiago.

    Se trata de la una nueva ronda de renuncias de responsables católicos en el país sudamericano, que se inició después de que tras la dimisión de todos los obispos chilenos en el mes de mayo, el Papa aceptara finalmente tres de ellas: la del obispo de Osorno, Juan Barros, el de Valparaíso, Gonzalo Duarte García y de Puerto Montt, Cristian Caro Cordero, publica RT Actualidad.

    En el mes de junio también fueron admitidas las dimisiones de otros dos obispos, lo que forma parte de una nueva renovación de cargos eclesiásticos enmarcada en las acciones que se llevan a cabo desde el Vaticano en el proceso de reparación y sanación de las víctimas de abusos.

    A principios de mayo, el Papa recibió a Juan Carlos Cruz, James Hamilton y José Andrés Murillo, tres víctimas del cura Fernando Karadima, condenado en 2011 por la Justicia canónica a una vida de reclusión y penitencia por violaciones y abusos sexuales a menores y las ramificaciones del caso. Este mes, volvió a abrir las puertas de su residencia, Casa Santa Marta, para reunirse con otro grupo de víctimas de Karadima en su infancia, que en los últimos tiempos han luchado para que se haga justicia.

    Algunas de las víctimas de los abusos por parte del clero esperaban que se agilizase la operación de limpieza en la Iglesia Católica en Chile.

    A.L.

    Contra la pederastia clerical: Víctimas o testigos podrán realizar denuncias vía telefónica

    El Papa expulsó al sacerdote chileno Cristian Precht de la Iglesia Católica

     

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...