• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Se ha aprobado en la Cámara de Diputados y seguramente también lo será en el Senado, un proyecto de ley que declara festivo el día 17 de septiembre. La mayoría de las opiniones están a favor de este largo asueto porque “ayuda a la convivencia nacional y al descanso familiar”.

    Ese raciocinio es errado y no guarda relación con nuestra realidad. Chile no es un país donde mayoritariamente los ciudadanos practiquen turismo interno o externo. Quienes copan los pasajes aéreos y los buses de primera calidad son personas pudientes, aquellas que ganan más de un millón al mes, y en caso alguno se trata de trabajadores con sueldos miserables que apenas sobreviven.

    El director de SERNATUR esta entusiasmadísimo, millones de personas viajaran por el país y aumentará el consumo en los locales que los reciben. Tal euforia se extiende a los dueños de fondas y ramadas.

    ¿Pero quienes “celebran el cumpleaños de la patria”?. No son los millones de compatriotas cuyos ingresos no superan los 300.000 mensuales y que en su gran mayoría están endeudados hasta el cuello. Tampoco quienes viven en los barrios populares, honestos y sacrificados en su enorme mayoría, ya que están en riesgo permanente amenazados por pandillas y delincuentes que sin duda saldrán a buscar dinero a cualquier medio “para celebrar la patria”, robando y matando sin contemplaciones.

    Por ultimo están las decenas de miles que serán abusados en sus derechos laborales, explotados indiscriminadamente en estas fechas, como lo han sido por años a vista y paciencia de la autoridad que no tiene ni personal ni disposición para fiscalizar las arbitrariedades que se cometen. Se trata de mujeres y hombres que llegaran “de aumento” a los locales, que no tienen ninguna protección laboral. Año a año denunciamos lo mismo y sin embargo hasta ahora no hay soluciones.

    Nuevamente los trabajadores tendrán que pagar por un cupo en las fondas, no se suscribirán contratos ni se reglamentara jornada horaria, la que regularmente supera las 14 horas por día. No habrá descansos para alimentación y en la mayoría de los lugares se ofrecerá un porcentaje de las ventas, pero el trabajador nunca sabrá cuanto vendió por día y la comisión que le corresponde.

    Este sistema se parece mucho al que impera en pubs y otros lugares nocturnos en Santiago y regiones durante todo el año. No nos interesan fiscalizaciones relámpagos, en las que hay más preocupación por hacer noticia que por constatar la violación de derechos, sino que lo que buscamos es que se fijen normas que sean respetadas por todos los empleadores.

    Por eso suena a una “tomada de pelo” esto del “sueldo ético”, un tema puesto de moda por un obispo de la iglesia católica y sobre el que han entregado opiniones moros y cristianos, muchos de ellos los mismos que hace algunas semanas aprobaron un ingreso mínimo de $ 144.000.

    Se pregunta el obispo Goic ¿Es posible vivir con un sueldo mínimo de 140 mil pesos? ¿Y sabrá como se vivió con 135, 127,o 115 mil pesos, ingresos mínimos que rigieron años anteriores? ¿Porque la iglesia no levantó está cruzada hace 4 años atrás? ¿En que se sostiene para decir que 250 mil pesos son una cifra que permitirá a los trabajadores y sus familias vivir más dignamente? Aún así, con una propuesta que supera lejos al mínimo vigente, queda claro como se desconoce de que y como viven millones de nuestros compatriotas.

    Como CGT hicimos un trabajo cuando se discutió el último ingreso mínimo, basándonos en elementos de manejo amplio y la conclusión fue contundente. A Junio de 2007, una familia necesita para el mes $ 251.619 liquidos (quedando claro que este monto solo alcanza para alimentos, y que se calculó antes de las últimas alzas de pan y leche) .

    No se consideran gastos de teléfono, mensualidad escolar, vestuario, y asistencia médica.

    Por eso y con el respeto que nos merece la iglesia y sus representantes, creemos que antes de mostrar la preocupación que tienen por los más desposeídos deben hacerse de los datos correctos para dar una verdadera señal de preocupación y que esto no termine siendo otro volador de luces.

    Santiago, 09 de Agosto de 2007

    DIRECTORIO NACIONAL DE CGT

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...