• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Sujetos aún no identificados, ingresaron al domicilio de Eggy Espinoza en Puente Alto, arrojando veneno dentro de su propia casa, aniquilando a una decena de sus mascotas y poniendo en grave peligro la vida de toda su familia.


    La Coalición por el Control Ético de la Fauna Urbana, CEFU -que agrupa cerca de 25 organizaciones de protección animal- realizará potente acción legal al llevar a tribunales el caso de los 12 perros envenenados en dicha comuna, acto en el que se configurarían tres delitos graves que reflejan la peligrosidad irracional de quienes exterminan animales: violación de domicilio, maltrato animal y propagación de sustancias tóxicas.

    Mientras tanto, el organismo de protección animal, logró un inédito acuerdo con la Constructora Aconcagua, para recuperar y reubicar a la decena de perros que han sido abandonados en una de sus faenas de obras en la misma comuna.

    La crueldad contra los animales ya no tiene límite y está alcanzando rasgos de perversidad preocupantes para la sociedad chilena. Eggy Espinoza no podía creer cuando al recorrer su jardín en el día de ayer, se encontró con más de una docena de sus perros muertos y con signos de envenenamiento. Desconocidos habían ingresado a su propio hogar, arrojando cebos envenenados. A primeras horas de la mañana, mientras algunos perros agonizaban víctimas de un intenso dolor, la vecina de Puente Alto pudo retirar algunos de los cebos que aun estaban esparcidos por su propiedad.

    “Estamos en presencia de un hecho realmente muy grave. Tenemos un delito de maltrato animal, según el artículo 291 bis del Código Penal, ya que los animales sufrieron para morir, y tenemos la actitud de crueldad de quien lo hizo. Por otra parte tenemos una violación de domicilio del artículo 144 del Código Penal, y además tenemos el delito del articulo 291 del mismo código, que castiga hasta con 5 años de cárcel al que propague sustancias que pongan en peligro la salud animal o vegetal”, señaló Celeste Jiménez, abogada de la Coalición para el Control Ético de la Fauna Urbana, CEFU.

    La vecina afectada logró recuperar parte de los cebos esparcidos en su domicilio, y el veterinario de sus mascotas constató la muerte masiva por envenenamiento. Evidencias que ya constan en el parte policial realizado en el día de ayer y que podrían servir en la inédita acción legal.

    La práctica de eutanasia de animales está prohibida en Chile. Escasamente solo pueden realizarla los servicios de salud en casos de sospecha del virus de la rabia, a través de métodos humanitarios y con fines científicos para descartar el virus. Peor aun, es que el uso de estas sustancias tóxicas es ilegal y quienes las están arrojando a las calles en Peñalolen y Puente Alto, las adquieren en el mercado negro, poniendo el riesgo la vida no solo de decenas de animales, sino que también de niños e indigentes que pueden tomar esta comida envenenada.

    Un ser vivo envenenado, será víctima de una agonía escalofriante. Dependiendo de la sustancia ilegal usada, el animal se desintegrará por dentro sintiendo fuertes dolores, sufrirá espasmos musculares irreversibles y aterradores pues estará consciente, hasta que en el mejor de los casos, un paro respiratorio acabe con su vida.

    CEFU ya está recabando todos los antecedentes necesarios para realizar una querella contra quienes resulten responsables e invitará a la Municipalidad y autoridades de la zona, a que participen de la iniciativa legal como una forma de mostrar tolerancia cero en este tipo de actos irracionales e incentiven el control de la población canina con acciones humanitarias que contribuyan al buen desarrollo social de la comunidad.

    Una intención conciliadora y de trabajo cooperativo que ya está teniendo sus frutos en la misma comuna. La Constructora Aconcagua que desarrolla un gran proyecto inmobiliario en Puente Alto, comenzará un trabajo en conjunto con CEFU, de recuperación y reubicación de más de una decena de perros abandonados que se encuentran instalados en una de sus faenas.

    La empresa se ha comprometido con el organismo de protección animal, a no exterminar a los canes y a prestar su apoyo para buscar medidas que beneficien tanto a la comunidad como a los animales en una acción que debiera ser promovida por las autoridades de todo Chile.

    Es por este motivo, que el CEFU hace un llamado a los vecinos de la comuna y especialmente a los veterinarios de la zona, para que presten su colaboración en este desafío conjunto entre la sociedad civil y la propiedad privada.

    Asimismo, CEFU será enfático en hacer un llamado a las autoridades locales y nacionales, para que se hagan efectivas las denuncias por maltrato animal que pueden ser un indicador predictivo de actos de violencia que en un futuro podrían afectar directamente a seres humanos.

    Estudios del FBI han demostrado que los grandes psicópatas en serie durante su juventud fueron temibles aniquiladores de animales. El poder de dominación frente a seres indefensos e incapaces de comunicar su sufrimiento, genera un placer adictivo en mentes con cierta perversión. Cada vez más el mundo de la criminalística utiliza la violencia de los animales como un índice más a tomar en cuenta para determinar posibles rasgos psicopáticos en delincuentes comunes.

    Es por ello que el CEFU ha celebrado públicamente, la intención del Fiscal Alvaro Serrano que permitió el desarrollo judicial del caso del gorrión degollado en la Región del Bio Bio, reafirmando la peligrosidad social de un acto de esta naturaleza y demostrando que si la comunidad realiza las denuncias respectivas, es posible conducir a procesos judiciales por maltrato animal. Si bien este caso no desembocó en una condena efectiva que interprete el hecho como un delito tipificado en el artículo 291 bis del Código Penal con presidio, ha sentado un precedente en el cual la muerte de un simple gorrión, puede ser importante para nuestra sociedad y para el desarrollo de nuestro país intentando modificar patrones de conducta altamente nocivos.

    AYUDANOS A DENUNCIAR ESTAS PRACTICAS INHUMANAS E ILEGALES QUE PONEN EN PELIGRO NO SOLO A NUESTRAS MASCOTAS, SINO QUE LA VIDA DE NUESTROS HIJOS.

    Coalición por El Control Etico de la Fauna Urbana – CEFU

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...