• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Vecinos de Ñuñoa protestaron contra las autoridades locales y centrales que permitieron demolición de histórica casa presidencial.


    Más de un centenar de vecinos de Ñuñoa, junto a importantes organizaciones sociales de la comuna y de Santiago, se congregaron hoy con lienzos y carteles bajo la consiga “A parar ya la destrucción del patrimonio urbano y medioambiental de Ñuñoa”, en el frontis de la que fuera residencia de Gabriel González Videla, Presidente de la República de Chile (1946- 52), ubicada en Pedro Torres 250, en la comuna de Ñuñoa, para protestar por la indolente forma como, tanto las autoridades municipales como centrales, se desentienden de la preservación de los barrios consolidados de Santiago y de su medio ambiente, a cambio de un desarrollo centrado en lógicas de mercado.

    Es así como en un clima de total secretismo -como suelen perpetuarse los crímenes alevosos- durante el mes de febrero, sonó la última campanada para uno de los más bellos palacios ñuñoinos, emplazado en un parque compuesto por frondosos y añosos árboles. Así, amparados por el silencio de una ciudad despoblada por los meses de verano, circulan diariamente de madrugada y en sigilo sendos camiones tolva -cual cortejo fúnebre- transportando los restos mortuorios de parte de la historia urbana de Ñuñoa.

    No bastaron las profusas cartas de los vecinos al alcalde Sabat, para que en su calidad de autoridad máxima de la comuna, defendiera el patrimonio cultural y medioambiental de Ñuñoa, el que por antonomasia, a todos pertenece.

    Pero indolente este alcalde, sólo respondió con evasivas ante la solicitud presentada por la Red Ciudadana Por Ñuñoa y la Concejala Danae Mlynarz, para que -en nombre de la historia, de los valores culturales y de la calidad de vida de esa comuna- fuera el propio municipio quien adquiriera esa propiedad haciendo de ella un parque y un palacio de uso público, en caso que la familia heredera no diera muestras de interés para su preservación.

    Tampoco fue suficiente para el alcalde Sabat, el hecho que durante el año 2007, se elaborara e hiciera entrega oficial por el Consejo de Monumentos Nacionales de una importante propuesta para la preservación integral del patrimonio arquitectónico de Ñuñoa -en vista de que el municipio nada hace por él- y en cuyo inventario figuraba la casa que hoy se demuele.

    Cuando los vecinos intentaron averiguar en la Dirección de Obras Municipales si existía autorización municipal para su demolición, se negó toda existencia de expediente. Pero súbitamente, aparece publicado en estos días en un importante medio de prensa escrita, que el municipio ya habría otorgado dicho permiso, cuyo proyecto no se ha querido dar a conocer públicamente.

    Verónica Adrián, de la Red Ciudadana Por Ñuñoa, declara “De esta forma, entre gallos y media noche, y en estrecha complicidad con el municipio, los herederos del extinto presidente, le arrebatan a Ñuñoa un importante pulmón verde y fastuoso palacio, a cambio de mezquinos negocios inmobiliarios.”

    Gabriel Sánchez, dirigente de la Red Ciudadana Por Ñuñoa, comentó “Nos resulta odioso como este alcalde hipócritamente rasga vestiduras por la posible tala de árboles de Av. Grecia y sin embargo, con su planificación urbana permisiva, permite la desaparición de miles de árboles en predios privados, no exigiendo cumplir con la ley que obliga a los inmobiliarios plantar un árbol por cada 2 departamentos construidos en Ñuñoa. Es por ello que no sesgaremos hasta conseguir que el municipio ponga como condición -cualquiera sea el proyecto que aquí se construya- que se considere la preservación de este maravilloso bosque urbano, hoy amenazado de desaparición”.

    Ximena País, vecina de un condominio aledaño, comenta “Si bien ese predio siempre fue de uso privado, permitía a los habitantes del sector disfrutar de privilegiadas vistas, del frescor de sus árboles, de la brisa y del canto de las aves de ese verdadero oasis verde, haciéndoles olvidar por momentos el inhumano trance que vive hoy la comuna, virtualmente sepultada bajo el cemento de las inmobiliarias.”

    Patricio Herman, de la Fundación Defendamos la Ciudad expresó “El Consejo de Monumentos Nacionales (CMN) cometió un error garrafal al no declarar como monumento histórico esta casa de valor patrimonial y al respecto le deseo informar a Óscar Acuña, su Secretario Ejecutivo, que no es necesario que el dueño del inmueble o la sucesión entregue su consentimiento para proceder en tal sentido. Así le respondo a esa autoridad que justificó la no declaratoria de la residencia con la simple explicación de que la sucesión del presidente Gabriel González Videla no había autorizado su preservación. En ninguna parte de la Ley Nº 17.288 se establece como condición esa anuencia del propietario y si el CMN procede de esta manera, es sólo para evitarse eventuales futuros problemas litigiosos”.

    Verónica Adrián, agregó “Los vecinos de Ñuñoa, representados por la Red Ciudadana Por Ñuñoa, exigimos, una vez más a las autoridades municipales asumir su rol de garantes por el derecho a una mejor calidad de vida para los ñuñoinos, deteniendo ya la masacre urbana y medioambiental de Ñuñoa. No queremos seguir lamentando, una y otra vez, como esta comuna se trasforma en una selva de cemento, perdiendo a su paso todo aquello por lo cual, generaciones de ñuñoinos decidimos vivir en ella. Por ello reiteramos nuestro llamado a concurrir masivamente, a partir del mes de marzo, a firmar por el plebiscito comunal llamado por la ciudadanía, que permita el paso a la formulación de un nuevo Plan Regulador participativo, fiel a los anhelos de los que habitamos esta comuna.”

    Estuvieron presentes en la protesta Patricio Herman, de la Fundación Defendamos la Ciudad; Luis Mariano Rendón, Ambientalista y vecino de Ñuñoa; Ionah Bar-Lev, dirigente de la Agruapación Vecinos de Av. Grecia y la concejala Danae Mlynarz. Todos ellos apoyaron incondicionalmente a los vecinos de ese barrio, quienes verán muy afectada su calidad de vida tras la desaparición de ese importante pulmón verde de la comuna de Ñuñoa. (FIN)

    Contacto :

    * Verónica Adrián, dirigente de la Red Ciudadana Por Ñuñoa, T: 4586013
    * Gabriel Sánchez, dirigente de la Red Ciudadana Por Ñuñoa, T: 09/6415031
    * Ximena País, Vecina del sector, T: 7896641
    * Patricio Herman, PTE. Fundación Defendamos La Ciudad, T: 09/92585459

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...