• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    El 18 de Agosto el Senador Alejandro Navarro junto a la Coordinadora Metropolitana de organizaciones Ciudadanas Territoriales entregó un cuerpo de indicaciones al la nueva Ley de Urbanismo y Construcción. En conferencia de prensa, junto a diversos dirigentes representativos de organizaciones de varias comunas de Santiago, la Coordinadora de Allegados de la Zona Sur y Defendamos La Ciudad, se detalló la posición de la ciudadanía frente a esta nefasta ley.

    El Senador Alejandro Navarro Brain (PS), junto con organizaciones ciudadanas, presentará una batería de más de 100 indicaciones, al Proyecto de ley que modifica la Ley de Urbanismo y Construcciones.

    “Esta ley refleja la peor de la Dictadura, pues además de tener varias disposiciones inconstitucionales, entrega demasiados instrumentos para eludir los controles del desarrollo inmobiliario. La experiencia de la organizaciones ciudadanas en este sentido es notable, pues han revocado permisos ilegales a través de denuncias a Contraloría”, señaló el Senador.

    Añade que “la reforma presentada por el Gobierno es claramente deficitaria, pues en estos momentos tenemos un proyecto de ley que cercena la participación ciudadana y su control o fiscalización de los proyectos inmobiliarios. Por ejemplo, para las modificaciones de los Planes Reguladores Intercomunales, por la vía de Planes Seccionales, que corresponde llevar a cabo a las SEREMIS MINVU, no se contempla consulta a la comunidad y sus disposiciones se incorporan automáticamente como modificaciones de los Planes Reguladores Comunales. “

    “No sólo eso, señala Navarro, sino que otra herramienta que permitiría modificar los Planes Reguladores Comunales e Intercomunales, es el de las Enmiendas. No se menciona en este caso la necesidad de coherencia de la Enmienda con el Esquema Director, y tampoco se considera participación  de la comunidad”.

    Asimismo, denuncia el senador, “No queda claro si las Zonas de Desarrollo Urbano Condicionado que pueden establecer las Municipalidades por iniciativa propia o a petición de terceros pueden establecerse fuera de los límites urbanos, y si tendrían algunas limitaciones en cuanto a su localización. También se dispone que los Planes Reguladores Intercomunales, pueden establecer en las áreas rurales, subdivisiones prediales distintas a la antes indicada de 2 há., lo que deja abierta la posibilidad de urbanizar indiscriminadamente los suelos rurales comprendidos dentro de sus límites.”

    Agrega Navarro que, “no solo eso, sino que el proyecto del gobierno Deroga el articulo 46 de la Ley del SAG de protección del suelo agrícola dejando sin informe al cambio de uso de suelo, y sin la presencia de otros fiscalizadores del mundo agrícola. Asimismo, el proyecto discrimina a los más pobres, pues dispone que las Municipalidades, y los Servicios de Vivienda y Urbanización podrán declarar de utilidad pública inmuebles urbanos o conjuntos de viviendas o parte de éstos cuando por sus condiciones de deterioro o de insalubridad sea necesaria su expropiación. ¿No sería mejor señalar la obligación de estos entes de hacerse responsables de mejorar las condiciones de higiene de estos lugares, en vez de arrebatárselos a los pobres para construir edificios?”

    “El actual proyecto inclusive establece derechos transables de edificación, a efectos de compensar “impactos inmobiliarios”, pero no vaya a ser que estos terminen como los derechos transables de la ley de pesca o los del proyecto de ley de bonos de descontaminación, o sea, el derecho a vender permisos de edificación abusiva. Simplemente, esto no lo podemos tolerar”, argumenta el parlamentario.

    De acuerdo al Senador, “Aquí está en juego, qué modelos de ciudad queremos. Hoy tenemos ciudades población disgregada socialmente, con franca desigualdad, comunas que soportan parques industriales enormes y contaminación versus comunas privilegiadas, edificaciones que dejan en la oscuridad y humedad a construcciones residenciales menores, desprotección de los cascos históricos, cambios de usos de suelo en los cuales se entrega la mejor tierra agrícola de Chile para construir, vulneración de zonas protegidas o de relevancia ambiental”.

    “La Ley de Urbanismo y Construcciones no puede amordazar a la ciudadanía, no puede consagrar una dictadura inmobiliaria,  sino que por el contrario, debe canalizar la participación ciudadana, integrarla, más allá del derecho a recurrir a Contraloría. Es por eso que estoy esperanzado en que podamos lograr el éxito: tener una ley participativa, no sólo durante su discusión, sino también en su texto final”

    Finalmente, el senador señaló, “Me preocupa francamente el resultado de los cuatro estudios presentado al Intendente Erazo, sobre la ampliación del radio urbano metropolitano. Los resultados de las cuatro Universidades (De Chile, Católica, de Santiago y de Los Andes) son lapidarios, en el sentido de rechazar la medida. Desde ya anuncio que en caso de que se haga efectiva esta ampliación, recurriré a instancias internacionales, a la Comisión Interamericana de DDHH, pues la ciudad, la calidad de vida de los santiaguinos, y los niveles de contaminación, no dan para más. La ciudad de Santiago no aguanta más ampliación, más segregación social. Estamos en un contexto de colapso demográfico y hay que aceptar la moratoria a la ampliación de la ciudad”.

    http://www.elsitiodeyungay.cl/

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...