• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Que exista periodismo independiente también depende de ti. Una sociedad plural y democrática necesita de diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.

    El canciller chileno Roberto Ampuero confirmó a la prensa que el Gobierno de Sebastián Piñera no nombrará embajador en la República Bolvariana de Venezuela, tras las recientes elecciones realizadas el domingo en dicho país, que dieron por ganador a Nicolás Maduro, con un 68% de los votos. El impecable proceso electoral no fue reconocido por Chile y otros países del llamado Grupo de Lima.

    Según el ministro de Relaciones Exteriores, “la decisión se tomó en concordancia con lo dispuesto por el Grupo de Lima, del que Chile forma parte”, que determinó degradar las relaciones diplomáticas con el país caribeño, por lo que se consideró que el cargo de embajador no sería el puesto adecuado para mantener conversaciones con Venezuela.

    En conversación con el Expreso Bío Bío, el ex embajador de Chile en Venezuela durante el gobierno de Michelle Bachelet, Pedro Ramírez, consideró que después de estas elecciones la situación de ese país “empeorará”. Criticó a la “izquierda” que ha defendido a Nicolás Maduro, gobierno al que catalogó como una “dictadura corrupta”. Ramírez consideró “una farsa” el proceso de elecciones, a pesar de que catalogó de legítima la elección de 2013, tras la muerte de Hugo Chávez, que dio ganador a Nicolás Maduro.

    El chavismo ha ganado 22 de 24 elecciones celebradas en Venezuela desde el triunfo del Comandante Chávez en 1998. “Una buena parte de la opinión pública internacional, incluida la izquierda, no termina de entender por qué si Venezuela es una ‘dictadura’ en medio de una guerra civil, se celebran elecciones en paz, sin muertos, y con resultados parecidos, en participación y apoyo al ganador, a otros procesos electorales del continente”, afirma Katu Arkonada, analista político y escritor, quien participó como observador y acompañante del proceso electoral.

    Katu Arkonada.

    Las elecciones  que el gobierno de Chile y el Grupo de Lima se niegan a reconocer se celebraron en un ambiente de total calma y tranquilidad, “y garantizadas por un sistema electoral que la propia Unión Europea ha avalado, y que el ex presidente estadounidense Jimmy Carter ha considerado como ‘el más seguro del mundo’. Es necesario destacar que el proceso para votar se abre mediante la huella dactilar, única, de cada persona, que permite realizar un voto electrónico en una máquina, que a su vez emite un recibo, que a su vez se introduce en la urna. Por lo tanto, el proceso tiene tres salvaguardas que lo convierten en extremadamente seguro y confiable ante cualquier auditoría”, afirma Arkonada.

    Estas elecciones son la derrota de la oposición, con V de violenta. La oposición violenta que asesinaba personas en las guarimbas o las quemaba vivas por ser pobres, negras y/o chavistas. Apostaron por una estrategia de confrontación violenta, estrategia que ha sido derrotada por un pueblo organizado, que castigó electoralmente al chavismo en las elecciones legislativas de 2015, pero no avaló electoral ni políticamente la confrontación violenta y golpista”, añade.

    “El gobierno venezolano tiene muchos defectos, como todos los gobiernos del mundo, pero el pueblo venezolano ha hablado en las calles y dado un voto de confianza a Maduro para resolver una crisis económica inducida. Es claro que el chavismo tiene más apoyo que el proyecto opositor que tiene como objetivo la vuelta al neoliberalismo y eso es lo único que debería importarnos; respetar la soberanía política, económica, territorial y popular de un pueblo informado y politizado, que aun con la necesaria crítica y autocrítica, no quiere volver al pasado”, concluye Katu Arkonada.

    Loading...