• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Entre los días 10 y 28 de septiembre se realiza el 39° período de sesiones del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas en Ginebra, Suiza. Héctor Llaitul, vocero político de la Coordinadora Arauco Malleco (CAM), fue invitado a la instancia para exponer sobre la aplicación de la Ley Antiterrorista contra dirigentes mapuche y la fallida “Operación Huracán”, por la que él fue detenido junto a otras siete personas hace un año. Sin embargo, no pudo acudir, puesto que su solicitud de pasaporte no fue tramitada, pese a que inició el trámite a fines de julio.

    “Hay una serie de trabas, al parecer entre el Registro Civil y la Policía de Investigaciones. Cuando les pedía información respecto de cuáles serían los problemas, me dijeron que era principalmente de la certificación de las causas que están cumplidas, por lo cual no había orden de arraigo. Sin embargo, no me fue otorgado el pasaporte”, explica en conversación con El Ciudadano.

    Héctor Llaitul

    El referente mapuche sostiene que “en este gobierno, hay una posición mancomunada de que nosotros no podamos hablar, expresarnos. Acá se ha vulnerado el derecho de tránsito, también a la libre expresión, porque yo iba precisamente a exponer respecto de una causa de la que fui involucrado directamente”.

    Ante la ONU, señala Llaitul, entregaría antecedentes respecto del “montaje burdo” que significó la Operación Huracán. “El caso se trataría de un hecho político judicial nunca antes visto, en donde todo el Estado se compromete en este tratamiento del pueblo Mapuche como terrorista, a través de la persecución y de un montaje que se cayó a la larga”, plantea el dirigente.

    “Nada nuevo bajo el sol”

    Este lunes, el presidente Sebastián Piñera detalló el contenido del “Acuerdo Nacional por el Desarrollo y la Paz en La Araucanía”. Millonarias inversiones públicas y privadas, reconocimiento constitucional a los pueblos indígenas y una ley de cuotas para procesos electorales, entre otros anuncios, conforman el paquete de medidas esbozadas por el mandatario, quien llegó hasta Temuco para dar a conocer su plan.

    Para Héctor Llaitul, lo ocurrido en estos últimos días expresa “una disonancia muy fuerte”. “Por una parte –destaca el portavoz de la CAM– hay toda esta vulneración de derechos de no dejarnos salir a exponer en el extranjero, materias que son sustantivas respecto de nuestros derechos, y por otra, están estos anuncios del Plan Impulso Araucanía, que dicen relación principalmente con inversión pública y privada para dar continuidad a todas estas políticas extractivistas que operan de forma descomunal en la territorialidad ancestral mapuche”.

    El referente mapuche fustiga también al Estado chileno por “negarse a establecer una relación” con las organizaciones que luchan por las demandas históricas de territorio y autonomía. “No hay algo muy sustantivo en materia territorial y eso es lo que más nos provoca una certeza respecto de nuestro diagnóstico, que el tema fundamental no ha sido tocado. La restitución territorial es el punto de inflexión en esta lucha, entre nuestro pueblo y el Estado con los proyectos de inversión detrás”, añade.

    Respecto de los anuncios en materia política, como el reconocimiento constitucional y la creación de un Ministerio de Asuntos Indígenas, Llaitul sentencia “nada nuevo bajo el sol” y que “no habrán cambios respecto de la situación de conflicto”. “Estos son anuncios que responden a demandas que tienen como 20 o 30 años de reclamo en el movimiento mapuche institucionalizado y que han tenido nulo avance. Esto es como ponerse al debe con la presión internacional, pero solo con anuncios y muchos recursos, que van en concepto de desarrollo a nivel regional y no indígena, necesariamente”, puntualiza.

    Para el representante de la CAM es claro que en el plan gubernamental “no hay ningún tipo de derecho o de interpretación, respecto de nuestra de gente, de una realidad diferenciada o de este concepto de pueblo. No apunta a los derechos políticos y territoriales de la nación mapuche, eso es definitivo”.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...