• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    CONGRESO

    Ayer, la diputada de la UDI, Andrea Molina, llegó a ser TT por varias horas debido al gasto excesivo en concepto de locomoción. Sin embargo, nos entró la duda y, como ley pareja no es dura, nos fuimos uno por uno, con los 12 diputados por la región de Valparaíso para ver cuánto gastan de nuestros impuestos; considerando que si son diputados de determinados distritos es porque “viven en ellos” y conocen las necesidades de sus respectivas localidades.

    Yo vivo en Lo Prado y jamás me he topado con Nicolás Mónckeberg en la feria (y eso que la comuna es más chica que el Cementerio General) y bueno, todos sabemos que eso de que ciertos políticos pitucos viven en sus distritos es más falso que churrasco de unicornio pero, al menos, deberían mantener la ilusión por un poco de pudor. Lamentablemente no es el caso y Andrea Molina no es la única cara dura que se gasta millones en desplazarse, cuando se supone que su casa queda cerca de la pega, que en este caso es el congreso.

    Vamos por partes (les dejo los links en los nombres para no dar la lata de poner las fotos mes a mes, pero vamos a hablar de promedios:

    El diputado Christian Urízar, representante del Partido Socialista, en el distrito N° 10, gasta la no despreciable suma de 2.700.000 app. (obviamente hay meses en los que se excede el monto, como el caso del mes de julio de este año)

    Christian Urizar

    ¿En qué se gastarán la plata? ¿Se comprarán un Maruti usado todos los meses? ¿Sólo por joder se irán a dormir a hoteles? Lo bueno es que su asistencia en sala es de un 96%. Por lo menos, lo que gasta, lo lleva de alguna forma al congreso la mayor parte del tiempo.

    El siguiente caso es el del diputado Marco Antonio Núñez, representante del PPD. Este diputado, se va un poco menos al porcino. Gasta en promedio, 1.800.000 mensual en locomoción.

    Marco Antonio Núñez

    Quizás les gusta combinar el color del vehículo con la ropa y por eso arriendan uno diario. Tal vez les gusta el pan con mantequilla y mermelada de caviar para el “cocaví”. El asunto es que para una humilde peatona como es una, el gasto de millones mensuales para desplazarse es absurdo. Indignante. Lo bueno es que  su asistencia es de un 97%. Eso quiere decir que al menos llega.

    Continuamos nuestro periplo investigativo y llegamos al distrito N° 11, donde trabaja el diputado Gaspar Rivas, quien es independiente. Personalmente el diputado Rivas me cae bien porque siempre está en las marchas que valen la pena, sin embargo ya no me cayó tan bien ver cuánto gasta en su desplazamiento público. A mí me duele la guata cargar la BIP porque se lleva parte importante del sueldo, y pagar mis impuestos para que el diputado se gaste en promedio 3 millones, da para pensar. Si me pagara esos 3 palos en sueldo, lo llevo y lo traigo a lapa, pero no es el caso. Ahora que si sucediera, me encargaría de llevarlo siempre a destino, ya que su asistencia a sala es del 92%.

    Gaspar Rivas

    Llegando al distrito N°12, nos encontramos con otro representante del Partido Socialista. Estoy hablando de don Marcelo Schilling cuyos gastos de traslado deben ser del orden de los 2 millones de pesos. Como dije anteriormente, cada nombre están con link para que vayan a revisar los montos directamente. Mientras tanto, no puedo dejar de pensar en lo que se saca uno la cresta trabajando, en lo que gastamos los ciudadanos de a pié para llegar a nuestros trabajos y en lo doloroso que resulta ver estos montos en relación a la situación país, a la corrupción y al trabajo negligente que realizan los diputados y senadores en el congreso. Sin ánimos de generalizar, ya que sabemos que no son todos. Pero son casi todos.

    Marcelo Schilling

    Arturo Squella es otro de los representantes sin ningún pudor de la UDI. Es como para sentarse a llorar. El mes de febrero de 2015, parece que Arturito pasaba a buscar a Andrea Molina, porque según transparencia, declaró más de 4.000.000 en movilización. ¿Soy la única que considera que es un escándalo y se empelota por esto? Cabe mencionar que al menos tiene un 99% de asistencia.

    Arturo Squella

    Con esperanza, me paso al distrito N° 13, pero me fue fatal. Me encuentro de frentón con don Joaquín Godoyconocidísimo por ser el hijo de “La Regalona”, quien también gusta por el buen desplazamiento público, gastando en promedio unos 2.300.000 pesos chilenos aproximadamente, para que no se note pobreza.

    Para más remate, don Joaquín Godoy, hasta el momento es el más porro en asistencia, ya que tiene 27 ausencias en lo que va del año, y tiene un 87% de asistencia. Frente a este escenario, me asalta una duda: ¿Te imaginas una pega donde te paguen un sueldo líquido de 6 millones y medio y puedas faltar 27 días en el año y a NADIE le importa?

    Ser diputado es demasiado estupendo.

    Joaquín Godoy

    Acá la cosa se pone rara, porque aparece en escena el conocido y nunca bien ponderado representante de la (tampoco nunca bien ponderada) Democracia Cristiana, don Aldo Cornejo, que fue alcalde en Valpo y la alcaldía anduvo bien fulera en esos años (pa qué vamos a andar con cosas). Sepa moya dónde vive don Aldo, pero me parece más probable que viva en la zona. Y la cosa andaba mejor por estos lados, con un estimado de 1.700.000 pesos. Sin embargo, parece que a don Aldo se le aburguesó todavía más el traste y en octubre sus gastos de tránsito se dispararon como lo vemos en la siguiente fotografía:

    Aldo Cornejo

    Como nos fue mal con don Aldo, mejor pasar inmediatamente al distrito 14, con don Rodrigo González, representante del PPD. Lamentablemente también me fue como las Güeas. Parece que a este caballero lo pasa a buscar Christian Bale en el Batimóvil porque también se gasta una millonada en transitar de la casa a la pega y vice versa.

    Rodrigo González

    A estas alturas no se puede ser seria ni respetuosa. Sólo me faltan 3 diputados por revisar y ninguno se acerca a un monto que parezca razonable.

    Ahora es el turno del UDI Osvaldo Urrutia y la cosa no mejora. Osvaldo anda en el orden de los 1.900.000 pesos para su tránsito. Depresión!

    Osvaldo Urrutia

    Ahora, debo reconocer que sentí un ligero cosquilleo en la guatita, cuando pasé al distrito 15 y me di cuenta de que la diputada que venía a continuación era la UDI, Pepa Hoffmann. Es como que toque Jacqueline Van Rysselberghe, Ena Von Baer, Carla Rubilar o la robotina. La cosa es que una sabe que la va a cagar. Y Así nomás fue. La Pepa gasta app, un poco más de 2 millones mensuales en desplazarse cómodamente a su trabajo.

    Pero en enero se desbandó. Pasaba a buscar en el Súper Perrary de Pierre Nodoyuna a Arturo Squella y a Andrea Molina para cargarles bencina a sus respectivos automóviles y gastó más de 4 millones de pesos. Un escándalo.

    Pepa Hoffmann

    Tengo que reconocer que esperaba terminar con alguien más estiloso, sin embargo, el otro diputado que está en el distrito N°15 es Víctor Torres, de la Democracia Cristiana. Para qué me voy a hacer la pilla. La verdad es que ni siquiera tenía noción de que este señor era un diputado. Quizás por eso gasta tanta plata en desplazarse ya que goza del anonimato y podría darle vueltas a la manzana de mi casa (o de cualquiera) y creo que nadie se daría cuenta. Tiene una cara anónima que olvido a penas dejo de ver su foto y eso es terrible. Pero así, entre olvido y olvido, gasta la nada despreciable suma de 2.400.000 mensuales en desplazarse.

    Víctor Torres

    Para terminar, quisiera recalcar que lo más grave de estos 12 casos es que “viven” muy cerca de la pega. Seguro, se demoran mucho menos de lo que se tardan los trabajadores que viven en Puente Alto y trabajan en el Centro. O que los empleados que viven en Pudahuel o Renca y trabajan en Huechuraba o Quilicura.

    Son tan absurdos e indignantes estos montos, que en realidad no tiene mucho sentido mencionar lo miserable que es transitar en transantiago, o el sueldo mínimo. Sería redundar en lo obvio, cuando esto es indignante hasta para el oficinista que se va a la pega por la costanera, se mama grosos tacos y le cobran por eso.

    Deberían tener un poco de vergüenza o un poco de pudor. Son demasiado Carerajas!

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...