• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Santiago de Chile,  (ABI).- La Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) estableció hoy el pleno respaldo al presidente Evo Morales y advirtió que no reconocerá cualquier situación que implique un intento de golpe civil, rompa el orden institucional o que comprometa la integridad territorial de Bolivia y se pronunció porque la masacre de campesinos no quede en la impunidad.

    En la declaración que fue leída por la presidenta pro témpore de Unasur, la mandataria chilena Michelle Bachelet, se acordó también el envío de una comisión a Pando para investigar de forma imparcial la masacre a campesinos que dejó al menos 16 muertos.

    De la misma forma, en la Declaración, los presidentes instan a preservar la unidad nacional en Bolivia y hacen un llamado al diálogo para solucionar los problemas.

    Además, exigen la pronta devolución de las instalaciones públicas tomadas por grupos vandálicos en ciudades como Santa Cruz, Trinidad, Cobija, Tarija y Sucre, como condición para el inicio de un proceso de diálogo.

    Durante la reunión, las jefas, jefes de Estado y de Gobierno de la Unasur, dieron cuenta que el tratado constitutivo de Unasur, firmado en Brasilia el 23 de mayo de 2008, consagra los principios del irrestricto respeto a la soberanía, a la no injerencia en asuntos internos, a la integridad e inviolabilidad territorial, a la democracia y sus instituciones y al irrestricto respeto a los derechos humanos.

    La mandataria chilena, Michelle Bachelet, que ocupa la presidencia pro-témpore, convocó el pasado fin de semana a una sorpresiva reunión de los líderes del grupo, en medio de la preocupación, por el serio conflicto entre Morales y la oposición de derecha.

    Al llamado respondieron Cristina Fernández (Argentina); Luiz Lula da Silva (Brasil); Álvaro Uribe (Colombia); Rafael Correa (Ecuador); Fernando Lugo (Paraguay); Tabaré Vázquez (Uruguay), y Hugo Chávez (Venezuela), además del presidente Evo Morales (Bolivia).

    También llegaron, hasta el Palacio Presidencial de La Moneda, representantes de Suriname y Guyana, así como el ministro de Relaciones Exteriores de Perú, José Antonio García Belaúnde, en representación del presidente Alan García, que excusó su presencia.

    DECLARACIÓN

    La Declaración de la Unasur, aprobada por unanimidad por las autoridades que acudieron a la cita, señala textualmente:

    1.- Expresan su más pleno y decidido respaldo al gobierno constitucional del presidente Evo Morales cuyo mandato fue ratificado por una amplia mayoría en el reciente referéndum.

    2.- Advierten que sus respectivos gobiernos rechazan enérgicamente y no reconocerán cualquier situación que implique un intento de golpe civil, la ruptura del orden institucional o que comprometa la integridad territorial de la República de Bolivia.

    3.- Consecuente con lo anterior y en consideración a la grave situación que afecta a la hermana República de Bolivia, condena el ataque a las instalaciones gubernamentales y a la fuerza pública por parte de grupos que buscan la desestabilización de la democracia boliviana, exigiendo la pronta devolución de esas instalaciones como condición para el inicio de un proceso de diálogo.

    4.- A la vez, hacen un llamado a todos los actores políticos y sociales involucrados a que tomen las medidas necesarias para que cesen inmediatamente las acciones de violencia, intimidación y de desacato a la institucionalidad democrática y del orden jurídico establecido.

    5.- En ese contexto, expresan su más firme condena a la masacre que se vivió en el departamento de Pando, y respaldan el llamado realizado por el Gobierno boliviano para que una comisión de Unasur pueda constituirse en ese hermano país para realizar una investigación imparcial que permita establecer y esclarecer a la brevedad este lamentable suceso, y formular recomendaciones de tal manera de garantizar que el mismo no quede en la impunidad.

    6.- Instan a todos los miembros de la sociedad boliviana a preservar la unidad nacional y la integridad territorial de ese país, fundamentos básicos de todo estado y a rechazar cualquier intento de socavar estos principios.

    7.- Hacen un llamado al diálogo para restablecer las condiciones que permitan superar la actual situación y concertar la búsqueda de una solución sustentable en el marco del pleno respeto al estado de derecho y al orden legal vigente.

    8.- En ese sentido los presidentes de Unasur acuerdan crear una comisión abierta a todos sus miembros, coordinada por la presidencia pro témpore, para acompañar los trabajos de esa mesa de diálogo conducida por el legítimo Gobierno de Bolivia.

    9.- Crean una comisión de apoyo y asistencia al Gobierno de Bolivia en función de sus requerimientos, incluyendo recursos humanos especializados.

    Tras la extensa Reunión de Emergencia, la presidenta Bachelet expresó que la Unasur quedó más consolidada.


    UNASUR

    La Unasur fue creada por medio de la Declaración de Cusco, el 8 de diciembre de 2004, que en primera instancia se denominó Comunidad Sudamericana de Naciones.

    Está formada por 12 países: Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Paraguay, Perú, Uruguay, Venezuela, Suriname y Guyana, cuya población conjunta supera los 380 millones de habitantes, según datos censales de 2006.

    La firma del Tratado Constitutivo del organismo regional tuvo lugar en Brasilia (Brasil), el 23 de mayo de 2008, donde, además, se realizó el traspaso de la Presidencia Pro Témpore de Bolivia a Chile.

    El propósito de la Unasur es desarrollar un espacio integrado en lo político, social, económico, cultural, ambiental, energético y de infraestructura, que fortalezca la identidad propia de América del Sur y otorgue una mayor gravitación en los foros internacionales.

    De acuerdo al Tratado Constitutivo, los miembros de la Unasur se identifican con valores comunes, tales como: el irrestricto respeto a la soberanía, integridad e inviolabilidad territorial de los Estados; autodeterminación de los pueblos; solidaridad; cooperación; paz; democracia; participación ciudadana y pluralismo; derechos humanos universales, indivisibles e interdependientes; reducción de las asimetrías y armonía con la naturaleza para un desarrollo sostenible.

    Asimismo, desde un principio los Estados se han comprometido en la lucha contra la pobreza, la eliminación del hambre, la generación de empleo decente y el acceso a la salud y a la educación como elementos fundamentales para el desarrollo de los pueblos.

    Pta/Dgav

    ABI

    El pueblo chileno solidariza con el pueblo y gobierno boliviano

    En la hermana Bolivia está en marcha una conspiración para derrocar al gobierno constitucional e instalar un régimen fascista que restablezca los privilegios que tuvo  la minoría oligárquica durante 5 siglos.

    Tal como ocurrió en Chile hace 38 años, esta conspiración es activada, financiada y coordinada por el Gobierno de Estados Unidos, quien definió al Presidente Evo Morales, electo el año 2005, como un “enemigo” integrante del “eje del mal”.

    Ante el arrollador triunfo del Presidente Evo Morales en el referendo revocatorio del 10 de agosto pasado, en que la ciudadanía le confirmó en la Presidencia por más del 67% del electorado, la oligarquía minoritaria, golpista y racista, comprendió que jamás podrá recuperar sus privilegios por métodos democráticos y pacíficos.- En respuesta, pusieron en práctica un plan destinado a quebrantar la institucionalidad, recurriendo para ello a la acción criminal de grupos paramilitares que han sembrado el terror, han asesinado campesinos, han secuestrado, torturado y hecho desaparecer a líderes sociales, en una verdadera insurrección que no sólo desconoce la autoridad del presidente sino que busca de manera explícita su derrocamiento.

    Bien sabemos los chilenos que – de triunfar esta estrategia contrarrevolucionaria que se realiza en nombre de la “libertad”, la “autonomía” y la “democracia”-, Bolivia sería víctima de una feroz dictadura. Hay que detener la mano de EEUU e impedir el baño de sangre que significaría la vuelta al poder de la minoría oligárquica, como primer paso de una escalada imperialista que busca revertir el profundo proceso emancipador que sacude a Latinoamérica.

    Esperamos que así lo comprendan los jefes de Estado de UNASUR, reunidos en Santiago de Chile, a quienes exigimos la adopción de medidas concretas para defender la institucionalidad democrática vigente en la hermana y vecina República de Bolivia.

    Las organizaciones sociales, culturales y políticas que suscribimos este llamamiento, nos comprometemos a enfrentar unidas esta grave encrucijada que vive Bolivia, respaldar al gobierno del hermano Evo Morales, solidarizar activamente con todas las fuerzas democráticas y apoyar el referéndum convocado para establecer la nueva Constitución Política que redactó la Asamblea Constituyente.

    La consolidación de la revolución boliviana tendrá efectos decisivos en la lucha de todo el continente por hacer realidad la patria grande por la que lucharon Simón Bolívar y los precursores de nuestra independencia y por la que comprometemos nuestras capacidades y voluntades como ciudadanos libres y soberanos.

    Santiago de Chile,  septiembre 15 de 2008.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...