• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Estados Unidos está desesperado. El costo de mantener guerras en Medio Oriente, para obtener petróleo que respalden la emisión de su moneda, que va en caída libre, sube cada día y sus ojos se concentran cada vez más en el poseedor de las reservas petroleras probadas más grandes del mundo: Venezuela.

    Su nuevo plan es realmente diabólico. Están buscando a toda costa boicotear las elecciones presidenciales que el Consejo Nacional Electoral(CNE) de Venezuela, ha fijado para el 22 de abril. Ello, pues todo indica, que el presidente Maduro sería reelecto por 6 años más , mediante el voto ciudadano venezolano, y al encontrarse la oposición totalmente dividida, sin un candidato unitario y prácticamente derrotada.

    Desde Venezuela, se maneja que uno de los planes de Estados Unidos, es justamente que la oposición no presente candidatura, para tratar de quitar legitimidad a la elección convocada en regla por el CNE, gústele o no al imperialismo.

    Los llamados a no reconocer el resultado de la elección ya se han dejado sentir. Macri, el presidente de Argentina señaló sin vergüenza que “Argentina no va a reconocer esa elección”,  durante una entrevista con la agencia francesa AFP.

    A lo anterior se suma, el encuentro que se sostendrá el 13 de febrero,  donde el Grupo de Lima, ha señalado en comunicado público que evaluará las medidas que ““corresponda adoptar”.

    Por su parte el Canciller de Chile, Heraldo Muñoz, quien ha sido calificado por fuerzas políticas del Frente Amplio, del Partido Comunista y de PaísProgresista como un “operador del imperialismo”, sería quien encabezaría a nivel de cancilleres en la región,  la cruzada anti-Venezuela.

    Una señal de ello, ha sido su bajada de la mesa de diálogo en República Dominicana. Es claro, pese a las garantías entregadas por el gobierno de Maduro, que el Departamento de Estado Norteamericano habría digitado a la oposición venezolana para que ésta no firmara el acuerdo de Paz de Santo Domingo y así dilatar el clima de tensión, que se mantenga las sanciones, y  el bloqueo  económico que ha dictado Estados Unidos sobre Venezuela en perjuicio de su población.

     

    MUNDO POLARIZADO

    Estados Unidos luego de que en el 2002  con George Bush a la cabeza, instalara el concepto  el “Eje del Mal”, incluyendo en el a países como Irán, Irak, Siria, Bielorusia,  Corea del Norte, poniendo de un lado a los “buenos” y otros los “malos” , otra historia se comenzó a tejer.

    Hugo Chávez respondería luego diciendo que en Sudamérica estaba el verdadero “Eje del Bien”, conformado por Venezuela, Bolivia y Cuba y teóricos norteamericanos de izquierda no dudaron en decir que el “Eje del Mal” original no era otro que el conformado por pactos entre Estados Unidos, Israel y el Reino Unido.

    Lo cierto es que Estados Unidos, un Estado que vive de la guerra junto a la sed de petróleo del Reino Unido, siguen ocupando a Israel como un punto estratégico en las puertas de medio oriente, para la fabricación de armas, operaciones de inteligencia y punto de apoyo logístico para sostener sus operaciones de terror en la zona.

    Por su parte el ascenso económico de China a pone nervioso a Estados Unidos. China es dueño de una gran parte de los bonos de deuda del Tesoro Norteamericano, y las inversiones del gigante asiático en Venezuela y en otros países de Sudamérica han generado la preocupación de USA.

    Debemos recordar que tras el anuncio de los BRIC (Brasil, Rusia, India y China) como bloque inversor en la región, los “golpes blancos” en nuestro continente se comenzaron a suceder uno tras otros.

    Escenario de tensión

    Una serie de hechos se suman y vienen a confirmar que Estados Unidos está moviendo sus piezas en el tablero para aumentar su presión sobre Venezuela. Debemos ser cuidadosos y no crear el escenario que Norteamérica busca, es por ello urgente que la cruzada mundial en apoyo y soporte al gobierno de Venezuela no se haga esperar más.

    Alguno de los hechos que llaman la atención son  en primer lugar la  gira de de Rex Tillerson (Ex  cabeza de EXXON), canciller de USA,  por países aliados de USA en la región, buscando alinear a los cancilleres previo al encuentro del Grupo de Lima que se celebra hoy 12 de febrero.

    En segundo lugar destaca la presencia de   Kurt Tidd , Jefe del Comando del Sur, quien sostuvo reuniones en Colombia con altas autoridades, incluidos Santos, su Vicepresidente y el Ministro de Defensa del país cafetero.

    En tercer orden tenemos  las movilizaciones de tropas en las fronteras de Brasil y Colombia cuyas causas aparentes y públicas, son las migraciones venezolanas. Frente a ello, hay quienes como el Senador , Alejandro Navarro, han señalado que  es urgente que  una misión de parlamentarios visite la zona desde donde se intentaría crear condiciones artificiales de enfrentamiento.

    Un cuarto elemento tiene que ver con la tensión creada con Guyana donde un Tribunal Internacional deberá decidir sobre la zona de reclamación. El hecho habría sido gestionado por USA.

    Finalmente cabe tener en consideración la columna de opinión publicada en el New York Times, el 16 de enero de 2018 , bajo el título “¿Estados Unidos debe atacar Venezuela?” , la que recuerda como en agosto de 2017 el mismo Donald Trump, señaló  que Estados Unidos tenía una “alternativa militar” en Venezuela.

    La columna que analiza la cantidad de fuerzas militares de Venezuela y el apoyo internacional que tiene la nación bolivariana, como son Rusia, Irán , China, da cuenta que Estados Unidos, no la tendría nada de fácil si decide atacar.  Si bien la columna hace un llamado final, a que lo que debe primar es la diplomacia, refuerza la idea de Estados Unidos que busca  instalar el concepto de “Crisis Humanitaria” en Venezuela y así justificar el ingreso de fuerzas de “paz”.

    Noticia en desarrollo

     

     

     

    Anuncios
    Loading...