• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Un grupo de indígenas sentineleses mató a un turista estadounidense que se había aventurado a su territorio, una remota isla en el archipiélago de Andamán, en el Océano Índico, y a la que está prohibido acceder, indicó el canal indio NDTV.

    “La persona que fue asesinada es un ciudadano estadounidense y fue visto por última vez el 16 de noviembre por los pescadores que lo acompañaron en su camino a la isla” Sentinel del Norte, explicó Jatin Narwal, vocero de la Policía de Andamán, en la Bahía de Bengala.

    John Allen Chau, el turista que murió.

    Los pescadores, que fueron detenidos, dijeron a la policía que poco después de pisar tierra, el estadounidense, identificado como John Allen Chau, de 27 años, recibió una lluvia de flechas pero siguió caminando, biblia en mano orando por sus captores. Luego vieron como los indígenas le ataban una soga al cuello y lo arrastraban por la playa. La última imagen que tuvieron de Chau, mientras se alejaban, era la de su cuerpo medio enterrado en la arena, afirmó NDTV.

    Los pescadores avisaron a un “amigo local” de la víctima, un pastor, quien a su vez alertó a las autoridades, precisó la fuente. Los sentineleses son una de las cinco tribus que habitan el archipiélago de Andamán desde hace 55.000 años. Son considerados muy hostiles y no tienen contacto con el mundo exterior.

    “La isla Sentinel del Norte es un área prohibida, la entrada en esta isla está restringida bajo la regulación para la Protección de las Tribus Aborígenes, nadie tiene permitido ir allí”, dijo el vocero policial.

    Según la ONG Survival International, en 2006 aborígenes de Sentinel del Norte mataron a dos pescadores que se aproximaron a su orilla.  Las islas Andamán y Nicobar, situadas a unos 1.000 kilómetros del subcontinente indio, eran hasta la época colonial escasamente visitadas, por lo que las tribus pudieron mantener intacta su forma de vida.

    En la actualidad, la mayoría de andamaneses reside en asentamientos habilitados por el Gobierno indio, del que dependen para obtener comida y refugio, aunque todavía quedan tribus que viven aisladas y basan su subsistencia en la recolección y la caza.

    Otras noticias de interés

    Cinco datos asombrosos sobre los indígenas australianos

    “Mud Men”: El clan que siembra el terror en Nueva Guinea

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...