• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • El repudio por la trágica y violenta muerte de la lideresa y sabia indígena del pueblo shipibo koniboOlivia Arévalo, asesinada en su casa al mediodía de este jueves 19 de abril no se ha hecho esperar.

    El hecho ocurrió en la comunidad Victoria Gracia, en la región peruana de Ucayali, dentro de su residencia, donde recibió cinco disparos. 

    El congresista independiente, Alberto de Belaunde, compartió lo ocurrido en el Congreso el día de ayer con el usuario: . “El pleno del Congreso de la República guarda un minuto de silencio por el asesinato de la lideresa del pueblo Shipibo-konibo Olivia Arévalo Lomas. Este crimen no puede quedar impune”.
    Mientras, el experto en seguridad nacional y terrorismo dio su visión del asesinato: “Lamento profundamente este crimen, pero, quién puede estar interesado en atacar una dirigente indígena?, solo tres elementos pueden ser: Narcotraficantes, terroristas o taladores de madera. A investigar se ha dicho!!!”.
    Otra que no demoró en expresarse fue la activista de Derechos Humanos, Rocío Silva Santisteba, que escribió en . “Indignación. Pesar. Dolor por la muerte de una defensora indígena. Son más de 200 personas que defienden el agua, los ríos y la naturaleza que mueren en nuestro país desde el 2003 a la fecha”.

    Por su parte, el movimiento Acción de Izquierda Universitaria compartió en Facebook un comunicado en el que invita a los estudiantes a repudiar esta clase de hechos que atentan además contra el patrimonio intangible y la historia viva. Más abajo reseñamos tal pronunciamiento textual:

    “El día de ayer (jueves 19 de abril), Olivia Arévalo Lomas (meraya), una sabia indígena defensora de Derechos Culturales del pueblo Shipibo Konibo, fue asesinada por desconocidos de cinco disparos al corazón.

    Es una pérdida que no sólo lamentamos desde nuestro frente estudiantil, sino que observamos como una muestra más de lo cruel y vil que puede llegar a ser un sistema que no valora conocimientos ni culturas que no le sirvan para su ambición de dinero y poder. Olivia Arévalo Lomas no es la primera en morir por pertenecer a una resistencia cultural: en el Perú, y en América Latina en general, esto se ha visto durante años, y no es algo que debamos seguir permitiendo. Matan a los indígenas peruanos, destruyen e invaden sus espacios, y se ensañan con ellos de manera que es claro que intentan desaparecer con ellos toda su cultura.

    Como estudiantes, debemos entender ya que es también nuestro deber defender y apoyar estas culturas y a su gente, es importante revalorarlas desde donde estemos. Asímismo, hacemos un llamado a los medios de comunicación y a la opinión pública peruana, para que el estado empiece a garantizar la vida de otros líderes indígenas del pueblo Shipibo Konibo, que hoy enfrentan amenazas de muerte, y, en general, de los demás defensores de nuestras culturas ancestrales”.

     

    Anuncios
    Loading...