• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    faenando una ballena

    Mediante un oficio con fecha del 23 de diciembre de 2014, el ministro de Relaciones Exteriores Heraldo Muñoz, notificó a la presidenta del Senado, Isabel Allende, que dicha cartera habría cumplido con enviar una nota de protesta diplomática al Gobierno de Japón por los anuncios de dicho país de continuar con la caza de ballenas en el Océano Austral a partir de 2015.

    La medida fue tomada luego que diversas organizaciones ambientalistas y políticas, que se han sumado a la defensa de estos mamíferos, ejercieran presión para que Chile emitiera una posición formal frente al tema.

    En junio de 2014 los senadores Guido Girardi y Baldo Prokurica entregaron una carta a la embajada de Japón, con una copia del proyecto de acuerdo aprobado por unanimidad por el Senado, en el que se le solicitaba a la Presidenta Michelle Bachelet el envío de una protesta formal. En la ocasión, Prokurica manifestó su total rechazo al programa nipón.

    Nosotros creemos que este es una acto de barbarie, que no tiene nada que ver con una campaña científica como habitualmente se había dicho y que en la práctica ha reconocido hoy día el Primer Ministro de Japón que este es un tema cultural que lamentamos, que un país tan culto insista con esto que es un crimen de lesa humanidad contra animales que están con problemas de conservación y son indefensos”, explicó el senador.

    En la ocasión, también se solicitó la detención de los barcos japoneses que ingresen a aguas del territorio antártico chileno con intenciones de capturar cetáceos. Esto bajo el fundamento de que Chile ratificó el Acuerdo de Pesca de Naciones Unidas sobre Poblaciones de Peces Transzonales y Altamente Migratorios, por lo que el Estado podría considerar las acciones de caza como “pesca ilegal” y capturar a las naves que se sospeche en esta actividad fuera de las 200 millas marítimas.

    Divisiones internas
    Fuentes cercanas al Ministerio de Relaciones Exteriores explicaron al Diario de la Universidad de Chile que en la Cancillería se han producido divisiones respecto del tema dando curso a dos bloques, uno más nacionalista -que busca mantener firmeza de los acuerdos para ejercer la fiscalización que corresponde- y otro más cercano a los negocios con Japón, que pretendería ser condescendiente con la caza de ballenas y así no afectar las relaciones comerciales.

    Este último grupo habría logrado que la protesta enviada por la Cancillería mantuviese un bajo perfil, a pesar de que ha sido una expresión única dentro de Latinoamérica y pondría a Chile a la vanguardia de los reclamos contra la matanza de estos animales.

    Jorge Sanz, académico en geopolítica de la Universidad del Desarrollo cree que más allá de la conformación de bloques, la decisión es tomada por la misma Presidenta Michelle Bachelet y que, además, podría tratarse de una estrategia para evitar nuevos conflictos y solo concentrarse en la demanda boliviana en la Haya.

    Lo que se haga es resolución de la Presidenta. Nadie más puede tomar ese tipo de decisiones. Que se dividan, que a unos les guste una cosa, que a otros les guste otras, puede ser. Pero la responsable de las relaciones exteriores es la Presidenta de la República. Por lo tanto, si ella tomó la decisión de enviar una carta con un perfil bastante bajo es una decisión de ella y no de las divisiones que puedan existir dentro de la Cancillería”, explicó Sanz.

    Con todo, el país nipón, pretende realizar sus acciones durante el 2016 a pesar del fallo de la Corte Internacional de Justicia que, el 31 de marzo de 2014, sentenció que la matanza de ballenas de ese país en Antártica es ilegal por violar la moratoria global sobre la caza comercial y el santuario de ballenas del Océano Austral.

    Relaciones comerciales entre Chile y Japón
    Según datos de la Dirección General de Relaciones Económicas Internacionales, Japón es el tercer socio comercial de nuestro país, con exportaciones sobre los 8 mil millones de dólares (datos 2012).

    Con más de 100 años de relaciones diplomáticas y afines al comercio, desde marzo de 2007 que Chile mantiene un Acuerdo de Asociación Económica con Japón, y fue el primer país de América del Sur en lograr este tipo de relación bilateral con la nación asiática. Desde el primer día de vigencia un 60 por ciento de las exportaciones chilenas quedaron libres de arancel.

    Entre las principales exportaciones de Japón a Chile cuentan artículos electrónicos, vehículos e incluso reactores nucleares. En la actualidad ambos países estudian la posibilidad de expandir los acuerdos de cooperación tecnológica y en telecomunicaciones, donde destaca el “Plan Maestro” japonés para la transición, gradual desde la TV analógica a la digital luego que Chile adoptara la norma ISBDT (creada por Japón) para la implementación de la Televisión Digital Terrestre.

    A pesar de que el Diario de la Universidad de Chile se contactó con el Minrel para despejar las dudas en torno a la carta de protesta enviada a Japón, no hubo respuesta hasta el cierre de esta nota.

     

    Fuente: Diario y Radio U.Chile

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...