• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Para muchas mujeres la ilusión de ser madres puede verse truncada por  la infertilidad,  fue el caso de Malin Stenberg quien a los 16 años le informaron  que nunca iba a poder procrear una vida, pues había nacido sin útero.

    Sin embargo, la ciencia avanzó y se convirtió  a  los 36 años en la primera mujer en recibir un trasplante de útero, gracias a un equipo de investigación del hospital de la Universidad Sahlgrenska (que practica estas cirugías desde 2012), en Gotemburgo, Suecia, difundió la BBC.

    Se utilizó fertilización in vitro para producir 11 embriones, que fueron congelados. El nacimiento fue el resultado de diez años de investigación y entrenamiento quirúrgico.

    Siendo tan solo una adolescente recibió la noticia, por lo que se había  resignado a no engendrar hijos. Gracias a los avances ahora es madre de un niño de 4 años.

     

    La menstruación

    A  los 36 años las mujeres ya son unas expertas para prevenir dolores o manejar esos días en los que llega el periodo menstrual, sin embargo,  para Malin Stenberg esa fue la edad en la que  tuvo su primera experiencia. Dolor y un sangrado  que pensó era irregular producto del  trasplante de útero, era simplemente el éxito de la operación.

    “Empecé a llorar porque no sabía lo que era. Llamé a una de mis médicos. Lloraba en el teléfono y le decía estoy sangrando, estoy sangrando, creo que algo está mal”.

    La doctora se rió un poco y dijo “creo que es tu menstruación”.

    Luego de hablar con  la doctora que seguía la investigación   la mujer recordó  “Llamé a mis hermanas y les pregunté qué hacer. Me dijeron que tenía que ir a comprar algunas cosas y luego, lidiar con eso porque no era nada inusual”.

    La mujer también contó que todo empezó  cuando ingresaron a un programa para ser padres “Mi esposo y yo nos inscribimos en un proyecto en la Universidad Sahlgrenska, de Gotemburgo,”.

    “Primero debíamos encontrar a una donante, lo que fue más difícil de lo que pensábamos porque mis hermanas menores también querían tener su propias familias. Hasta que la madre de un amigo   se enteró y se ofreció (a donar su útero)”. La donante contaba con 61 años y con menopausia desde hace 7 años.

    Primero hizo falta utilizar drogas inmunosupresoras, para evitar que el útero fuera rechazado por la paciente.

    Un año después del trasplante, los médicos decidieron que estaban dadas las condiciones para implantar uno de los embriones, luego de lo cual comenzó el embarazo. Terminando con el nacimiento de un bebé totalmente sano.

    Existen dudas en torno al procedimiento por lo que el equipo que atendió a Stenberg trabaja  con otras ocho parejas en similar situación con el objetivo que los resultados de los intentos de embarazo en esos casos den  una mejor idea de si realmente esta técnica puede usarse en forma más generalizada.

    Continúa leyendo

    Estudiantes venezolanos diseñarán programa de prevención de embarazo no deseado

     

    ¡Crueldad desmedida! Madre ocultó embarazo a su familia y mantuvo a la bebé cautiva en un sótano

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...