• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Según la Asociación Española de Pediatría, entre el 2% y el 4% de los niños sufre en algún momento un episodio de balanitis, siendo más frecuente entre los dos y los cinco años edad.

    La balanitis es una inflamación del glande que se acompaña de mucho dolor, molestias al orinar, enrojecimiento del pene y, en ocasiones, también de infección.

    La principal causa de este padecimiento masculino es la sobreinfección de las secreciones acumuladas debajo del prepucio cuando existe fimosis. Como el prepucio no se puede retraer, se dificulta la correcta higiene, situación que provoca que las gotitas de orina se acumulen entre el glande y el prepucio.

    Sin embargo, la Asociación sostiene que a veces la situación no llega a ser fimosis, sino adherencias prepuciales las causantes de la sobreinfección y de la inflamación.

    La balanitis también se puede producir por el uso de ciertos jabones irritantes, baños de espuma o desinfectantes no aptos para la piel de los bebés y niños pequeños.

    En niños diabéticos, con alteraciones del sistema inmune o que toman antibióticos, la causa más común de la balanitis es la infección por el hongo cándida.

    Cómo se trata

    • Se debe limpiar en profundidad la zona con suero fisiológico aplicado con una jerinja, que introduciremos en el espacio balanoprepucial. Con ello nos aseguraremos de que eliminamos todas las secreciones purulentas.
    • Si la balanitis no es infecciosa, es probable que el pediatra recomiende aplicar una pomada de cortisona, pero si hay infección, el tratamiento tópico será una pomada antibacteriana y en algunos casos antibiótico.
    • Si hay mucho dolor, el médico también podría indicar la toma de analgésicos.
    • Cuando el niño ya no utiliza pañal, se le debe enseñar a retraerse él mismo la piel del glande cuando vaya al baño a hacer pipí, para así evitar que las gotitas de orina puedan volver a quedar retenidas en la zona.
    • A la hora del baño, el propio niño debe separar con cuidado la piel para limpiar la zona con agua.

    Advertencia

    En ningún caso deje que el pediatra o las enfermeras bajen la piel del pene del bebé o niño para curar su fimosis, nunca se debe bajar la piel de forma brusca o hacerlo si esto le produce dolor o molestias.

    ¿Por qué los bebés parpadean menos?

    (Video) Hallan 12 cadáveres de bebés en cajas de cartón

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...