• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Investigadores descubrieron que el Viagra  ―citrato de sildenafil, cuya función más común es tratar la disfunción eréctil― genera una distorsión de la visión, normalmente marcada por la tinción del campo visual de un color azul brillante.

    Aunque las alteraciones en la visión del color ya habían sido descritas como efecto secundario de este producto, es la primera vez que se puede analizar el efecto estructural que lleva a que se generen.

    En este sentido, el Viagra actúa en la inhibición de la fosfodiesterasa-6, implicada en los procesos de transducción de señales visuales en las células fotorreceptoras del ojo.

    En realidad, es un efecto bastante común, incluso con las dosis recomendadas, pero aumenta progresivamente a medida que se exceden los 50 miligramos (mg).

    Se calcula que se da en un 3% de los hombres que toman entre 25 mg y 50 mg, en un 11% de los que toman 100 mg y en un 50% de los que toman más de 100 mg. Además, el efecto se intensifica si el paciente ya tiene alguna enfermedad de la retina.

    Por otra parte, está el caso descrito en el estudio del Mount Sinai. Un hombre de 31 años, sin ninguna afección previa, que acudió a los servicios de urgencia de un hospital, después de pasar dos días con su visión teñida de rojo en ambos ojos.

    Al ser entrevistado sobre las acciones previas al inicio de los síntomas, explicó que había tomado Viagra comprada por Internet, en una dosis superior a los 50 mg.

    Tras un primer análisis, fue diagnosticado con toxicidad retiniana permanente y sometido a varios tratamientos, que no generaron ninguna mejora en el año siguiente.

    Finalmente, fue derivado al servicio de oftalmología del Mount Sinai de Nueva York. Una vez allí, se sometió a dos técnicas punteras en este campo: la óptica adaptativa y la tomografía de coherencia óptima.

    Dischos análisis permitieron descubrir lesiones microscópicas en los conos, un tipo de células fotorreceptoras que se encargan de la visión del color. Un deterioro similar al que se ha observado en modelos animales con enfermedades hereditarias de la visión, como la retinosis pigmentaria, que genera ceguera nocturna y pérdida progresiva del campo visual.

    La viagra Yarsagumba es la más costosa del mundo

    ¿Es peligroso? Cuatro cosas que debes saber antes de tomar viagra

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...