• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    En el Hospital Psiquiátrico de Asgard en Noruega están impulsando desde hace algunos años, un proyecto que busca demostrar que es posible desprender la salud mental y psiquiátrica del enfoque farmacológico que la ha dominado en las últimas 5 décadas.

    En la remota ciudad de Tromso, en el norte de la península escandinava, se encuentra el centro de salud que desde la entrada anuncia su particularidad: “medikamentfritt behandlingstilbud” (tratamiento libre de medicamentos), consigna impulsada por el propio ministerio de salud del país y que, entre otros propósitos, busca explorar otras formas de tratar la mente y sus trastornos.

    ¿En qué consiste la alternativa? Dicho con brevedad y simpleza: en escuchar al paciente.

    El proyecto cuestiona la premisa muy extendida en la sociedad contemporánea, según la cual prácticamente todas las “enfermedades” mentales son susceptibles de tratarse mediante fármacos, sin importar cuál sea su grado ni mucho menos cuáles sean sus particularidades con respecto a la historia de vida del paciente.

    El proyecto busca explorar otras formas de tratar la mente y sus trastornos. Foto Web.

    Como resultado de esta cuestionada forma de entender los conceptos de salud, paciente, medicina y bienestar, entre otros, se cree que todos los seres humanos pueden ser tratados de la misma manera, y que, por ejemplo, una depresión es idéntica en una mujer de 50 años que en un adolescente de 16, en un hombre que perdió a su esposa o en una joven que no puede dormir por las noches.

    Generalmente a todos se les ofrece la misma solución: un fármaco cuya promesa es devolverlos a la normalidad, lo que sea que esto signifique. Asimismo, ese entendimiento de la salud mental es tan dominante que pensar en otras alternativas suele ser considerado un exabrupto, un pensamiento descabellado o una charlatanería.

    Merete Astrup, directora del Hospital Psiquiátrico de Asgard, describe así el nuevo enfoque que quiere dársele al tratamiento de las enfermedades mentales: es una nueva forma de pensar.

    “Antes, cuando las personas buscaban ayuda, se les daba siempre a partir de las necesidades de los hospitales, no de aquello que los pacientes querían. Estábamos habituados a decir a los pacientes: ‘Esto es lo mejor para ti’. Pero ahora les decimos: ‘¿Qué quieres en realidad?’. Y ellos pueden decir: ‘Soy libre. Puedo decidir’ “, explica la galena en entrevista para el portal Pijama Surf.

    Hospital Psiquiátrico de Asgard se declara libre de fármacos. Foto Web.

    Magnus Hald, jefe de los servicios psiquiátricos del Hospital Universitario del Norte de Noruega, asevera que “tenemos que considerar que la perspectiva del paciente es tan valiosa como la del médico. Si los pacientes dicen que esto es lo que quieren, por mí está bien”.

    Se trata de ayudar a las personas a que sigan adelante con sus vidas, de la mejor forma posible, y “nosotros deberíamos ayudar a las personas a seguir, tomando medicamentos si es lo que quieren, y respaldarlos si quieren intentarlo sin medicamentos. Deberíamos hacer eso posible”, aseveró el experto.

    Los especialistas expresan que el principal problema de la psiquiatría moderna se centra en el lugar secundario al que relegó la historia no del paciente, sino de la persona.

    Magnus Hald, jefe de los servicios psiquiátricos del Hospital Universitario del Norte de Noruega. Foto Web.

    Explican que en lo que respecta a la mente, sus “enfermedades” no son el resultado exclusivo de desequilibrios neuroquímicos. “La locura, la depresión, la ansiedad y otros trastornos son usualmente síntomas en los que se condensan circunstancias de nuestra vida que no entendemos o aún no hemos explorado”.

    Dicho de otro modo: no hay dos personas en el mundo que estén tristes por la misma razón. No obstante, desde un enfoque moderno de la mente humana, en vez de intentar entender esas razones, a ambos individuos se les ofrece la misma solución: un antidepresivo.

    Por el momento no es posible saber hasta dónde llegará este proyecto puesto en marcha en Noruega. Sin embargo, el solo gesto de escuchar al paciente psiquiátrico es, para los médicos que los tratan, un gran paso cuya dirección podría ser quizá un entendimiento de la salud y el bienestar como estados que emanan directamente de la subjetividad y las circunstancias personales.

    Otras notas de interés:

    Saber manejar las emociones es clave para sobrellevar la coyuntura que vive Venezuela

    Una bala dejó paralítico a joven promesa de la natación italiana

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...