• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Científicos de la Universidad de Colorado en Boulder (Estados Unidos), demostraron que los cabezales de las duchas pueden albergar micobacterias no tuberculosas vinculadas con una infección pulmonar, según un estudio publicado en la revista mBio.

    En el marco de la investigación, recabaron muestras de biopelículas bacterianas de las regaderas de 656 hogares de EE. UU. y 13 países europeos y los análisis de laboratorio indicaron que los cabezales de ducha a menudo albergan abundantes colonias micobacterianas que varían dependiendo de la ubicación geográfica, la composición química del agua y la fuente del líquido vital.

    Las micobacterias no tuberculosas fueron mucho más abundantes en las regaderas que recibían agua del sistema de abastecimiento municipal en comparación con las que recibían agua de pozos, así como también eran más abundantes en los hogares estadounidenses en comparación con los europeos.

    Los expertos creen que estos patrones se deben a la diferencia de los desinfectantes para el agua a base de cloro. El material con el que está fabricado el cabezal de ducha también influiría en la acumulación bacteriana, ya que según el estudio, una mayor concentración de micobacterias se detectó en las regaderas metálicas que en las de plástico.

    Además pudieron identificar que las micobacterias no tuberculosas prosperan en las regiones donde las enfermedades pulmonares son comunes entre ellas, el sur de California, Florida y Nueva York.

    “Hay un mundo microbiano fascinante que prospera en su regadera y usted puede estar expuesto cada vez que se ducha“, dijo Noah Fierer, coautor del estudio.

    Detalló también que “las acciones, desde los tipos de sistemas de tratamiento de agua que usamos hasta los materiales en nuestras tuberías, pueden cambiar la composición de esas comunidades bacterianas”, agregó Fierer.

    Subrayó que “definitivamente no hay razón para temer a la ducha“. Ahora falta otro estudio que recomiende cómo acabar con esas bacterias y evitar que fallezcan personas por enfermedades tuberculosas.

    Sigue leyendo…

    Recibieron una ducha con aguas negras por supuestamente tener sexo sin casarse

    Estos son los increíbles beneficios de orinar en la ducha

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...