• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Este martes, el Tribunal de Justicia europeo dictaminó que todos los países de la Unión Europea (UE) deben reconocer el derecho de residencia de un cónyuge homosexual, aunque su legislación no incluya este tipo de uniones.

    “Aunque los Estados miembros tienen libertad para autorizar o no el matrimonio homosexual, no pueden obstaculizar la libertad de residencia de un ciudadano de la Unión denegando a su cónyuge del mismo sexo” el derecho de residencia, indicó en un comunicado el Tribunal.

    Los magistrados del tribunal de Luxemburgo indicaron  que, según la directiva europea sobre el ejercicio de la libertad de circulación, el concepto de cónyuge es “neutro desde el punto de vista del género, por lo que puede incluir el al cónyuge del mismo sexo”.

    En este sentido, el cónyuge de un ciudadano europeo tiene derecho a la residencia en cualquier país de la Unión Europea, independientemente de su nacionalidad y de que el Estado donde solicita la residencia reconozca o no el matrimonio entre personas del mismo sexo

    Antecedentes de la medida

    La historia inició con el caso del rumano Adrian Coman y el estadounidense Robert Clairbourne Hamilton, quienes se casaron en Bélgica en 2010. Dos años después solicitaron a las autoridades rumanas el permiso de residencia del norteamericano, que les fue denegado porque Rumanía no reconoce el matrimonio homosexual.

    “Estoy muy emocionado, estamos más cerca de ser reconocidos como una familia (…) Quiero dar las gracias al pueblo rumano y a todos aquellos que nos han tratado allí con tanta amabilidad y que nos han animado en este viaje”, expresó Hamilton a los medios.

    “Estamos casados, no podemos ser otra cosa que un matrimonio y esperamos que sea solo cuestión de tiempo que Rumanía encuentre una forma de reconocerlo”, agregó. Su abogada destacó la importancia de la decisión para los países europeos que no permiten estos matrimonios: Rumanía, Polonia Eslovaquia, Bulgaria, Lituania y Letonia.

    Con esta sentencia la comunidad LGBT avanza a grandes pasos para su reconocimiento en la sociedad. Ahora Hamilton podrá trabajar en Rumania y contar con cobertura sanitaria pública como pareja de Coman. Actualmente, ambos viven en Nueva York, al este de Estados Unidos.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...