• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    En el ámbito de la sexualidad, existen múltiples trastornos que pudieran afectar el buen desempeño, autoestima o disfrute de una relación íntima. Uno de esos problemas es la eyaculación retrógrada, cuando el fluido que va a ser eyaculado por el hombre, que normalmente sale a través de la uretra y el pene al momento del orgasmo, se redirecciona hacia la vejiga.

    Esta condición que es muy poco usual, no afecta la capacidad de tener una erección ni los orgasmos, no causa ningún daño, molestia o dolor, pero el momento del clímax podría experimentarse como distinto o menos placentero al eyacular, en parte debido a la preocupación por la ausencia de emisión de semen.

    Los síntomas principales son poca o ninguna emisión de semen durante la eyaculación, o la presencia de orina turbia después del orgasmo y aunque no tiene consecuencias negativas para la salud, puede afectar la fertilidad y dificultar la capacidad para concebir un bebé.

    Normalmente, el cuello de la vejiga se cierra herméticamente para que no se mezclen el semen y la orina. Sin embargo, debido a ciertas condiciones de salud, entre las causas de este diagnóstico es que este músculo deja de funcionar bien y no cierra.

    De acuerdo a un artículo publicado por el portal web About Español, esta afección puede ser ocasionada por medicamentos, enfermedades o cirugías que afectan los nervios o músculos que controlan la abertura de la vejiga.

    Las enfermedades que pueden influir son la diabetes, esclerosis múltiple y lesiones en la médula espinal. En cuanto a las medicinas, se encuentran fármacos para la presión arterial alta y para los trastornos de los estados de ánimo, medicamentos para tratar problemas de próstata agrandada. Mientras que la cirugía de próstata, uretra o vejiga, también puede afectar.

    No obstante, el también conocido como “orgasmo seco” puede tener tratamiento. Por lo general, el médico realiza un examen físico del pene, testículos y recto. También examinará la orina para detectar la presencia de semen después del orgasmo. Además averiguará si el trastorno está relacionado con alguna otra condición de salud que requiera evaluación adicional.

    El tratamiento con medicamentos ayudará a que los músculos del cuello de la vejiga se mantengan cerrados. Es importante advertir que aunque este tipo de tratamiento puede ser efectivo y los fármacos que se administran causan efectos secundarios menores, en algunos casos pueden producir graves reacciones, cuando son combinados con otros fármacos.

    A.L.

    ¿Eyaculación precoz femenina? Aprende cómo controlar tus orgasmos

    Orgasmo femenino: ¿Sabes la diferencia entre eyaculación y squirting?

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...