• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Hasta hace tres años Alfonso Giuliano, de 50 años y nacido en Nápoles, Italia, era albañil. Con el tiempo, la empresa donde laboraba quebró y se encontró sin trabajo y sin techo sobre su cabeza.

    “Ya no tenía un salario, ya no podía pagar el alquiler y al final llegó el desalojo ejecutivo”, dijo el hombre en una reseña publicada por el diario La Nazione de Florencia. “Desde entonces mi casa es este ascensor donde por la tarde vengo a dormir”.

    Alfonso Giuliano. Foto La Nazione.

    En el almuerzo va a la cantina de Caritas instalada en el salón parroquial. Sin embargo, el servicio solo está disponible de lunes a jueves y ofrece una comida al día.

    “Por la noche hago Ramadán y ayuno”. El fin de semana es apoyado por la hermana que vive en la provincia de Pisa. “Allí puedo darme una ducha y comer, pero no quiero aprovecharla porque ella también tiene su vida y su familia”.

    Sin embargo, fue su hermana quien dio a conocer su historia al contactar a Francesca Martini, fundadora junto con su hermana de la asociación “Lavorora” con sede en Ponsacco, cuyo propósito es ayudar a las personas en el proceso de  cambio de trabajo. La mujer fue a ver a Alfonso Giuliano en Castelfiorentino e incluso le llevó algo de ropa.

    Foto Web.,

    “Fue muy amable y le agradezco mucho”, dice Giuliano. “Perdí todo, pero no mi dignidad. Lo que necesito es un trabajo, cualquier cosa está bien. Antes de ser albañil, hice de todo, desde pintor hasta transportista, jardinero y encargado de una tienda. Siempre he trabajado duro, pero ahora no encuentro nada”.

    “La mayoría de los anuncios de empleo están reservados para los jóvenes. Tengo cierta edad y viviendo en la calle tengo varias dolencias. Sufro de dolor de espalda, debo trabajar en ambas rodillas y ahora mismo también tengo un fuerte resfriado”.

    El caso de Alfonso Giuliano es bien conocido por la administración municipal. Él espera que pronto le ayuden a solventar su situación.

    Otras notas de interés:

    Aumenta el número de desempleados en el Reino Unido

    España registra pico de desempleo y más de 3 millones buscan trabajo

     

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...