• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    La obsesión por cumplir con las exigencias de los estereotipos de belleza, ha llevado a muchas mujeres y hombres a someterse a diversas intervenciones quirúrgicas y estéticas que han puesto en riesgo sus vidas por vanidades inalcanzables. Tal es el caso de una mujer que falleció recientemente al inyectarse bótox.

    El suceso tuvo lugar en una clínica estética de Hong Kong, República Popular China, siendo el tercer deceso de este tipo que se registra en menos de un mes en la nación asiática.  Se trata de una fémina de 52 años de edad que falleció luego de recibir una sobredosis de dicha sustancia utilizada para disimular las arrugas o líneas de expresión.

    El medio local South China Morning Post informó en una nota de prensa que el personal médico del lugar avisó en torno a las 5 de la tarde del domingo que la mujer, apellidada Cheung, se había desmayado tras recibir un tratamiento de bótox. Luego de ser trasladada en estado crítico al hospital Queen Elizabeth, el personal sanitario certificó su muerte a las 09.42 hora local este lunes.

    Trascendió que la señora habría recibido más de diez inyecciones de bótox en el centro, que todavía no se ha pronunciado al respecto. Las autoridades policiales iniciaron una investigación para determinar a los responsables del hecho, aunque no se ha producido ningún tipo de detención hasta ahora.

    La toxina botulínica, más conocida como bótox, es una neurotoxina utilizada como tratamiento de algunas enfermedades neurológicas y como producto cosmético para eliminar arrugas faciales. Sin embargo, en altas dosis puede provocar parálisis muscular progresiva, dificultades respiratorias e incluso la muerte, publica El Comercio.

    Es un veneno originado por los organismos vivos que produce botulismo, una enfermedad que ocasiona parálisis muscular y puede llevar a la muerte, por lo que el derecho internacional humanitario prohíbe su uso como arma debido a su alto potencial destructivo. De hecho, esta toxina está considerada como el veneno más potente y mortífero de todos los existentes.

    A.L.

    (Fotos) ¡Sin botox! Los tratamientos de belleza más extraños y atemorizantes de los años 60

    ¡Cuidado! Una sobredosis de Viagra te dejará viendo rojo por ambos ojos

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...