• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    El inconsciente es un concepto que revolucionó al mundo de la psiquiatría en el siglo XIX. Hasta ese entonces, se pensaba que cualquier alteración podía ser explicada como una anomalía del cerebro.

    Sin embargo, a partir del concepto del inconsciente, la mente (más específicamente el conflicto psíquico), y ya no el cerebro, aparece como protagonista.

    Si bien el concepto ya había sido usado antes, fue Sigmund Freud quien lo convirtió en un elemento clave para una teoría de la psicología. Para él, el psiquismo está formado por 3 sistemas: el consciente, el pre-inconsciente y el inconsciente.

    Es justamente este último concepto al que no se puede acceder, pues esta formado por representaciones que, por alguna razón, han sido reprimidas a lo largo del tiempo.

    De hecho, si tuviéramos consciencia de alguno de los pensamientos que están en el inconsciente, es muy probable que nos provocaría algún tipo de rechazo, vergüenza, angustia o dolor. Es por eso que permanecen ‘guardados’ dentro de nuestra mente.

    Los procesos psíquicos son en sí mismos inconscientes, y que los procesos conscientes no son sino actos aislados o fracciones de la vida anímica total”, señalaba Freud.

    Si bien no tenemos acceso al inconsciente, si hay 4 formas en que se expresa, y a continuación te mostraremos cuáles son:

    1.- Sueños

    Para Freud, los sueños son la realización de los deseos inconscientes y por eso para él ellos son el entorno de lo reprimido. Según él, los deseos (pulsiones) aparecen disfrazados en el sueño: una persona parece ser alguien, pero no lo es; un sitio simboliza otro, etc.

    Cada sueño tiene una carga importante de simbología y varía según cada persona. Muchas veces creemos que son escenas sin sentido, sin embargo, sí lo tienen, pero están tan lejos de nuestro sistema consciente que nos cuesta entenderlos.

    2.- Actos fallidos

    Muchas veces puede ocurrir que decimos algo, pero no era eso lo que queríamos decir. También de leer una palabra, pero decir otra completamente distinta. Por ejemplo, decir “yo cedí”, en vez de “yo decidí”.

    Para Freud, estos olvidos o actos fallidos son comunes e involuntarios y se relacionan con lo que tenemos reprimido en el inconsciente.

    3.- Síntomas

    Los síntomas neuróticos manifiestan un desajuste psíquico entre un deseo inconsciente y la imposibilidad de satisfacerlo y son muy molestos para quien los padece.

    Por ejemplo, cuando alguien se queda sin voz cada vez que pelea con alguien, las crisis de angustia, dolores de espalda cuando se llevan muchas situaciones estresantes, etc. Todos estos síntomas tienen un origen que puede ser desentrañado a través de un análisis exhaustivo.

    4.- Chistes

    Los chistes para Freud también son una forma inconsciente de expresar lo que está oculto. Un chiste puede tener componentes en doble sentido u opiniones que si no fuera porque están dichos mediante la risa, quizás no podrían expresarse, pues no serían aceptados. Es por eso que muchas veces se dice que en cada broma, siempre hay algo de verdad. 

    ¿Sientes que alguna vez tu inconsciente se ha manifestado?

     

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...