• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    El 6 de julio la empresa North Acoustics -especialista en soluciones en acústica ambiental y ocupacional- entregó un alarmante informe sobre la exposición al ruido laboral de los funcionarios del Servicio de Salvamento y Extinción de Incendios (SSEI).

    Son los llamados “bomberos de aeropuertos”, quienes están encargados de la supervisión y fiscalización de la carga de combustible; de la mitigación de peligros aviarios, chequeo y mantenimiento de sistema de los carro bomba, y del servicio de emergencias aéreas.

    El documento -firmado por el ingeniero civil acústico Claudio Villegas Mundaca- establece como su conclusión principal que las dosis de ruido diaria a las cuales están expuestos los trabajadores del Aeropuerto Arturo Merino Benítez de Santiago “están por sobre los criterios preventivos establecidos” y que, por lo tanto, “podrían sufrir a mediano o largo plazo una Hipoacusia Sensorioneural de origen laboral (HSNL)”. Esto se traduce en una pérdida de la audición ocasionada por una lesión en el oído interno o el nervio que conecta al oído con el cerebro.

    Solicitada por el Colegio Profesional de Técnicos en Salvamento y Extinción de Incendios en Aeronaves de Chile, la evaluación fue realizada de acuerdo a la normativa asociada al ruido ocupacional, según lo establecido por el Ministerio de Salud.

    El informe explica que los funcionarios del SSEI realizan diversas actividades cada día. Para determinar la condición de riesgo de cada actividad se supuso un escenario donde cada trabajador sólo realizara una de ellas durante el día. En este escenario -concluye el documento- “sólo en la actividad Operador de Central de comunicaciones y alarma el valor de Dosis no supera el criterio preventivo”. En tanto -se agrega- “las actividades Supervisor, Encargado de Mantenimiento, Operador Reducción Peligro Aviario, Supervisor de Plataforma y Conductor, superan cada una por sí sola, el criterio preventivo. Esto implica que si un trabajador desempeñara una misma actividad durante todo el día podría sufrir HSNL”.

    A partir de esto, el ingeniero civil acústico Claudio Villegas establece entonces que, considerando que todos los funcionarios en cada jornada realizan todas las actividades, “se puede concluir que todos los trabajadores están expuestos a ruido estable – fluctuante e impulsivo que supera los criterios preventivos y podrían sufrir HSNL”.

    Junto con ello, se advierte que pese a que los trabajadores cuentan con Elementos de Protección Auditiva (EPA) disponibles para la utilización, “estos no han pasado por un proceso de selección correcta”, como indica el MINSAL.

    Foto: DGAC

    Por último, la empresa a cargo de la evaluación destaca que de acuerdo a un informe de medición de ruido efectuado por la Asociación Chilena de Seguridad (ACHS) en el año 2009, se llegó igualmente a la conclusión de que en dos puestos de trabajo -Conductores y Operadores del SSEI- “existe exposición ocupacional a ruido con riesgo de sordera profesional tanto para ruido estable – fluctuante como impulsivo y que de no implementarse medidas de control de ruido los trabajadores podrían sufrir una HSNL”.

    Antofagasta y el resto de los aeropuertos

    North Acoustics realizó también una visita al Aeropuerto Andrés Sabella Gálvez en la ciudad de Antofagasta, pudiendo determinar que los puestos en función de las actividades, tareas, tiempos y fuentes de ruido presentes, son similares en ambos casos. Pero no solo eso, pues se estableció además que “estos escenarios son similares en otros aeropuertos a lo largo del país, indicando esto que los trabajadores de todas esas instalaciones a nivel nacional deben estar expuestos a niveles como los medidos”.

    Por último, el informe respecto de los “bomberos de aeropuertos” advierte, entre otras cosas, que hay una “falta de reconocimiento de todos los agentes contaminantes presentes en los puestos de trabajo”, que no se ha informado a los trabajadores expuestos a ruido ocupacional “de los riesgos que entrañan sus labores, las medidas preventivas pertinentes y los métodos de trabajo correcto, límites de exposición permisibles y de los peligros para la salud y las medidas de control”; que no se controla la exposición ocupacional, tanto para ruido estable – fluctuante cómo impulsivo, “lo que genera exposiciones sobre los límites”, y que no se proporciona a los trabajadores los elementos de protección auditiva “adecuados al riesgo a cubrir”.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...