• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Que exista periodismo independiente también depende de ti. Una sociedad plural y democrática necesita de diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.

    “Los cambios”, ese es de uno de los principales temas de conversación de los venezolanos desde que el pasado 20 de mayo resultó reelecto como presidente Nicolás Maduro. El Mandatario habló de “la revolución dentro la revolución”, de “un nuevo comienzo” y evidentemente el imaginario popular asocia eso, entre otras cosas, al cambio del Gabinete Ejecutivo.

    El contexto de severa crisis económica genera en la población mayor ansiedad con respecto al equipo que podría conducir, junto a Maduro, el programa económico y de gobierno que haga realidad la solución a problemas transversales como la hiperinflación y la devaluación.

    Caras muy repetidas y otras no tanto

    Aristóbolo Istúriz uno de los más asiduos en el gabinete

    Algunos de los ministros que han acompañado a Maduro desde su primer mandato también cumplieron funciones similares durante los gobiernos del Comandante Hugo Chávez. Por ejemplo, Ricardo Menéndez se encuentra a cargo del Ministerio de Planificación desde el año 2014, pero su carrera dentro del Gabinete se inició en el año 2011 como ministro de Ciencia y Tecnología. También presidió las carteras de Industrias y de Educación Universitaria.

    Otro veterano en el gabinete es Aristóbulo Istúriz, un exdirigente magisterial que ha ocupado distintas carteras. En 2005 inició como ministro de Educación hasta 2007. En 2016 asumió la Vicepresidencia Ejecutiva de la República y, actualmente, se desempeña como ministro de Comunas.

    Tareck El Aissami, actual Vicepresidente Ejecutivo, es otra de las caras más comunes, ya que también fue titular de Interior y Justicia durante la gestión de Chávez. Wilmar Castro Soteldo, actual ministro de Agricultura y Tierras, también estuvo al frente, durante 4 años, de las carteras de Turismo y de Comercio.

    Pero, pese a la percepción popular que casi siempre habla de los “enroques” (cambios de un ministerio a otro) de las principales figuras durante los gobierno de Chávez y de Maduro, durante los mandatos de este último, han sido muchos más los rostros “nuevos”.

    Podríamos mencionar, por ejemplo, los casos de dirigentes más jóvenes, como Víctor Clark, que fue ministro de Juventud durante el anterior mandato de Maduro y actual gobernador del estado Falcón (occidente). Otras caras nuevas que integran el actual gabinete son el ministro  del Trabajo, Néstor Ovalles; de Ecosocalismo y Aguas, Ramón Velásquez; y de Viviendas, Ildemaro Villarroel: y hasta el mismo titular de Economía, Ramón Lobo.

    ¿Qué espera la gente?

    Este martes, durante su intervención en un encuentro con la Juventud del Partido Socialista Unido de Venezuela (JPSUV), el presidente Maduro despejó la incógnita, al anunciar que habría un “cambio parcial de gabinete”, que sería anunciado en los próximos días.

    Ahora, 23 días han pasado desde la reelección y en otras circunstancias no sería mucho tiempo; pero en el contexto de la crisis económica, los venezolanos piden y anhelan más celeridad y menos enroques. El educador barcelonés (oriente) Alcides Nottaro expresa: “los cambios los espera el pueblo. Maduro prometió dedicarse a la economía y queremos saber quiénes estarán en esa tarea, no es simple ni se soluciona con caras, el problema es que no queremos nombres que se asocien con gestiones ineficientes”.

    Douglas Jiménez, también docente y margariteño (oriente), espera “que sean menos enroques y que sean revolucionarios comprometidos, que se acerquen al pueblo, que no se escondan en las oficinas como decía Chávez y como dice Maduro. Que recorran el país, porque Venezuela no es sólo Caracas”.

    Maduro pidió durante la campaña un “dando y dando”, que el pueblo votara para garantizar la paz y la estabilidad democrática, y él se proponía por entero a derrotar la guerra económica. “Un nuevo comienzo”… en interpretación literal suena más a renovación que a enroques, pero en los próximos días, el Jefe de Estado dilucidará la incógnita.

    Loading...