• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    La denuncia hecha por el diputado Américo De Grazia @AmericoDeGrazia en Twitter sobre la relación entre la escasez de tarjetas de débito por parte del Banco de Venezuela y la emisión del carnet de la Patria dejó en evidencia las intenciones de un sector de la oposición de manipular temas relacionados con la guerra económica  en función de conseguir rédito político en momentos en que el país se enuentra a las puertas de un proceso electoral.

    El plástico que usa el estatal Banco de Venezuela para dotar de tarjetas débito y de crédito a sus clientes es distinto al que utiliza el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), para carnetizar a su militancia, y el Gobierno Nacional para emitir el carnet de la Patria.

    Se trata de una campaña en contra del estatal Banco de Venezuela que se inició ayer jueves por las redes sociales, en especial por Twitter, marcó tendencia en Caracas, con el deliberado propósito de desacreditar al Gobierno del presidente Nicolás Maduro. Un capítulo más de la guerra económica.

    La estrategia es poner en entredicho al banco estatal: Le dan tarjetas a los militantes del PSUV y a los que sacan el carnet de la Patria en detrimento de los clientes, tanto que necesitan el plástico por la falta de efectivo.

    Otro argumento negativo es el que el PSUV se aprovecha de su posición como partido de Gobierno para utilizar los recursos de la Nación para el beneficio partidista.

    La realidad es otra, el plástico que se utiliza para las operaciones bancarias es distinto al utilizado en el proceso de carnetización del PSUV, como el de las misiones sociales (carnet de la Patria), aclaró el abogado constitucionalista Jesús Silva, en un mensaje en la cuenta de Twitter.

    Notorias diferencias
    En el proceso de carnetización se usa un plástico con el código QR, que no es más que la evolución del código de barras. Es un módulo para almacenar información en una matriz de puntos o en un código de barras bidimensional.

    Tanto el carnet del PSUV como el carnet de la Patria tienen en el anverso la foto del militante, como sus datos de identificación.

     

    En el reverso es donde está el código QR con toda la información disponible de la persona, es como una hoja de vida a la que se puede acceder de manera rápida y oportuna.

    En la foto complementaria se puede observar que el carnet de Partido Socialista Unido de Venezuela, en el que se evidencia una diferencia sustancial con respecto las tarjetas de débito del Banco Venezuela, no posee chip ninguno, ni mucho menos la banda magnética.

    Las tarjetas de crédito o débito que usa la banca, en el que se incluye el Banco de Venezuela, tienen un chip que leen los puntos de venta y los cajeros automáticos para obtener la información bancaria del tarjetahabiente y llevar a cabo la transacción.

    El chip está en el anverso del plástico con un número que la identifica y el nombre de la persona. Este dispositivo tiene unos códigos de seguridad mucho mayores a una simple portada con fotos y datos personales, que utiliza el carnet del Partido Socialista Unido de Venezuela SUV.

    Además las tarjetas de débito también conservan en su reverso la banda magnética, que todavía mantiene cono segunda opción los puntos de venta para efectuar operaciones y una segunda tira en la que está impreso un código de tres dígitos.

    Las diferencias son notorias, el pueblo venezolano sabe que las tarjetas del Banco de Venezuela no son las que usa el PSUV, remarcó el abogado constitucionalista, Luis Silva.

    Socialización bancaria
    El Banco de Venezuela ha tenido dificultades para reemplazar el plástico de toda su clientela, al igual que los otros bancos públicos, pero es por la gran demanda y el crecimiento vertiginoso de sus afiliados.

    Además el plástico que utiliza la banca tiene componentes importados que ha sido difícil adquirir por la dificultad de disponer de divisas, ante el bloqueo financiero de Estados Unidos y sus aliados en la Unión Europea.

    El superintendente de las Instituciones del Sector bancario, Antonio Morales, ha explicado, días atrás, que los programas de inclusión social que lleva adelante el Gobierno Bolivariano, son la causa de este crecimiento de la banca pública en cuanto al número de clientes.

    Hay un evidente proceso de socialización bancaria que se evidencia en el crecimiento de la nómina de clientes, tanto de la baca pública como la privada.

    Se estima que alrededor de 90% de la población mayor de 18 años en el país está bancarizada, uno de la proporción más altos de América Latina en cuanto a servicios financieros.

    La desgracia de Grazia
    El abogado Silva denunció que detrás de esa campaña de desprestigio, bajo la estrategia de las fake news, está la derecha oposicionista venezolana, en específico mencionó al diputado a la Asamblea Nacional en desacato del tribunal Supremo de Justicia (TSJ), Américo de Gracia.
    “La desgracia de @AmericoDeGrazia dice que el Banco de Venezuela se quedó sin plásticos por culpa del Carnet de la Patria, es un irresponsable porque el sabe que no son el mismo formato de plásticos”, escribió el abogado en su cuenta de la red social @Jesus_Silva_R.

     

    De Grazia tiene acumulado en numerosas denuncias que han puesto en tela de juicio su credibilidad, una de ellas es la de manipular mediante noticias falsas, los esfuerzos del Gobierno del presidente Maduro para ordenar la minería ilegal.

    Una conocida periodista opositora, radicada en Miami, ha denunciado los manejos nada transparentes del diputado en el estado Bolívar, donde desarrolló su trabajo político.

    La periodista venezolana Patricia Poleo ha asegurado hace presuntos negocios con la minería ilegal. Cuestionó la insistente negativa del diputado de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), De Grazia, frente a la decisión de Venezuela de otorgarle una concesión a la empresa minera canadiense Gold Reserve, para impulsar el Arco Minero del Orinoco.

    Las denuncias contra De Grazia involucran sus supuestos nexos con la mafia del oro que opera en el estado Bolívar. El diputado opositor parece haberse convertido en un especialista en noticias falsa y esta es una evidencia. Cuidado con lo que lean de él.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...