¿Un nuevo Israel en la Patagonia?

El Ciudadano
23 January, 2011 17:01
#Ciudadanos al Poder

La conclusión es: “Quien les dio el derecho a los sionistas judíos para construir un estado en Palestina, les dará el derecho para hacer lo mismo en otros pueblos y en sus propias patrias”. La exploración de la Patagonia bajo la fachada de turismo ha sido llevada a cabo por soldados israelistas desde 1976, intensificándose desde 1982 aproximadamente. “Me pregunto si el futuro de la Patagonia se parecerá a la historia de Palestina”.

En enero, fui por vacaciones a la Patagonia chilena, esperando así, estar lejos por algún tiempo de las malas noticias en los medios de comunicación. Encontré una tierra de una belleza natural casi imposible de describir, pero también encontré a mis viejos conocidos de Hebrón, los soldados del IDF (Fuerzas de Defensa de Israel). Fue como si las mismas personas que ocupan mi país (Palestina) se hubiesen trasplantado a la Patagonia después de su orgía genocida. La segunda cosa bastante extraña que llamó mi atención en la Patagonia es que “extranjeros” están comprando grandes paños de tierra en Chile y en Argentina.

Lejos, la figura más polémica entre los “extranjeros” es Douglas Tompkins un conservacionista que compró 330.000 hectáreas aproximadamente, al norte de Chaitén, y quien también posee tierras en otras localizaciones en Chile y Argentina a través de su Conservation Land Trust. Pero hay también otros, personas adineradas y corporaciones, comprando tierras a lo largo de la Patagonia. La controversia alrededor de muchos extranjeros que compran la tierra, es casi siempre un tema de conversación con los locales: “¿Ha escuchado usted acerca del gringo?” (“gringo” es una palabra de jerga, ampliamente usada en Latinoamérica para nombrar a los “norteamericanos”) era una pregunta de los locales que se repetía entre Chaitén y Villa O’Higgins.

En una zona donde la única industria de crecimiento es el turismo, escuché a varios chilenos que comentaban que los extranjeros siempre parecen recibir más indulgencia del gobierno que ellos mismos. Otros comentan la compra de la Patagonia por extranjeros como el preludio a la fundación de un nuevo estado. No es de extrañarse, están viendo al ejército israelita explorando su país desde principios de 1980 e incluso antes de esa fecha.

Vi a los IDF con mis propios ojos: primero en el barco de Puerto Montt a Chaitén, y luego por todas partes hasta Candelario Mansilla, 1.200 km al sur. Ellos siempre viajan en  grupos de 5 a 7 personas, siempre con una o dos mujeres entre ellos, cada grupo tiene un oficial y ellos evitan el contacto con los locales y otras personas al mínimo necesario. Un chileno con un poco de conocimiento sobre estas materias nos dijo que ellos viajan en formaciones que corresponderían a misiones de “reconocimiento e inserción” en la terminología militar. Esta persona nos confirmó que la exploración de la Patagonia bajo la fachada de turismo ha sido llevada a cabo desde 1976, intensificándose posterior a 1982 aproximadamente.

LA OCUPACIÓN DE PALESTINA

Mientras la incesante incursión del IDF ha despertado la curiosidad de los chilenos, me recuerda lo que pasó en mi patria Palestina desde finales de 1920 y principios de los años treinta, cuando masivas olas de judíos inmigraron como “granjeros”. Los judíos comenzaron comprando grandes extensiones de tierra en Palestina a través de los hombres y compañías de exploración. En ese momento los palestinos poseían la mayoría de las tierras en Palestina. Me pregunto si el futuro de la Patagonia se parecerá a la historia de Palestina. Antes de estas olas de masiva inmigración judía, el británico Lord (Arthur James) Balfour emitió la fraudulenta “Balfour Declaration” en la que el agonizante Imperio británico entregaba la tierra de Palestina a los sionistas y les “permitía” a los judíos tomar las tierras árabes, probablemente en un mal aconsejado esfuerzo encaminado para librarse de los judíos de Europa. Antes de Balfour, uno de los últimos actos del Imperio otomano antes de su fallecimiento fue entregar Palestina que había ocupado durante mucho tiempo, a los británicos. Esta charada de infamia recuerda  más a un par de mendigos que se sientan a la entrada de una iglesia, uno de ellos vendiendo la iglesia al otro, en lugar de honestos compañeros que hacen un trato de buena fe.

En 1947, la ONU aprobó una Resolución que demanda la division de Palestina en dos estados, Israel “la minoría” controlaría ahora el 56 por ciento de la tierra (en ese momento, los judíos sólo poseían aproximadamente el 6% de la tierra), la mayoría palestina controlaba el 44 por ciento de su patria. Poco después vino la guerra de 1948 en que los judíos declararon su independencia y el establecimiento de un estado judío, Israel, en el 78 por ciento de la tierra palestina. En ese momento el Banco Oriental y Jerusalen Oriental estaba bajo el control de Jordania, mientras que la Franja de Gaza estaba bajo el control de Egipto.

En 1948 mi familia se trasformaría en refugiados en nuestra propia patria. Mi madre me dijo que ella era una muchacha joven cuando dejó su pueblo en lo que ahora se llama Israel. Mi madre me contaba: “Mi familia dejaron todo en el pueblo; estábamos asustados de lo que el haganah judío había hecho en otros pueblos palestinos en la cercanía. Ellos destruyeron esos pueblos y llevaron a cabo matanzas colectivas contra las personas que habían vivido allí.

El ejercito árabe (compuesto de tropas de todos los países que ahora tienen fronteras con Israel) recogió todas las armas particulares de los palestinos en ese momento. Ellos nos convencieron que eran lo suficientemente fuertes como para protegernos y luchar contra Israel, que nosotros deberíamos confiar en ellos y debemos entregarles nuestras armas. Los soldados árabes les dijeron a los palestinos que deberían dejar sus casas por un par de días que hasta que la guerra acabase, “no hay ninguna necesidad de llevar sus cosas personales”. Este mismo ejército árabe estaba dotado solamente de armas rotas para defender Palestina. Ellos tenían solo tapas de corcho y balas de salva en lugar de balas reales. Esta es la tercera traición de los árabes contra los palestinos después de que los turcos otomanos habían vendido Palestina a los británicos anteriormente.

El resultado de esta traición culminó en 1967 con la ocupación por los judíos de las tierras palestinas restantes y partes de los países árabes alrededor de ellos. De este tiempo es que yo recuerdo a un soldado jordano huyendo que le pidió un traje a mi madre para ponerse en lugar de su uniforme. También recuerdo los tanques jordanos que arrancaban de Hebrón sin siquiera luchar.Yo tenía 5 años.

Desde entonces, los ocupantes judíos se arrogaron el derecho para confiscar nuestras tierras agrícolas, demoler nuestras casas con el propósito de construir asentamientos judíos donde les agradase. La inmigración judía desde todo el mundo a Palestina que fue llamada ahora “Estado de Israel” aumentó considerablemente. El fenómeno de extranjeros comprando tierras palestinas no se detuvo después de la ocupación de la Franja Oriental y de Gaza en 1967. De hecho, compañías extranjeras de avanzada que compran la propiedad palestina aumentaron en gran forma sus actividades. Algunas personas que dejaron Palestina debido a la guerra de 1967 vendieron sus casas en las viejas ciudades de Jerusalén y Hebrón. Después de un rato quedó claro que estos extranjeros de avanzada servían a los intereses de la ocupación judía y los colonos.

El millonario norteamericano, Shlomo Moskovitch, compró en Ras al Amod en Jerusalen Oriental, a través de compañías extranjeras de avanzada, desde que estaba prohibido por ley vender las propiedades a los judíos. Otros extranjeros compraron algunas viejas casas en la antigua ciudad de Hebrón. Todos estos extranjeros estaban sirviendo a la ocupación israelita. La conclusión es: “Quien les dio el derecho a los sionistas judíos para construir un estado en Palestina, les dará el derecho para hacer lo mismo a otros pueblos en sus propias patrias”.

Las actividades de los “turistas” judíos y de los extranjeros que compran cualquier propiedad disponible es vista claramente por las personas chilenas y este asunto es cuestión de mucha controversia y discusión, pero lo que no está claro para los chilenos de la Patagonia es el futuro. ¿Qué pasará después? ¿Qué pasará con ellos si los judíos llegan a ser mayoría en la Patagonia y comienza a hablar sobre construir un nuevo estado judío allí?

Nadie sabe con seguridad por qué el alto mando militar israelita está enviando a sus soldados en misiones de exploración a la Patagonia. El gobierno israelita está evidentemente interesado en la Patagonia y ellos están gastando el dinero que les sirva a ese interés. Varios “hayalim” (Hayalim: en hebreo, el plural de “hayal”, soldado) le dijeron a mi amigo que el IDF financia su viaje después de que ellos completan el servicio militar y las personas con quienes él pudo hablar, todos habían tenido un rol en inteligencia, sea éste en un “trabajo de oficina” no especificado o viajando por diferentes partes, filmando con una cámara de video los combates en el sur del Líbano y la Franja Oriental.

La mayoría de los judíos cree que no hay ningún futuro seguro en Israel y Palestina. La guerra estallará en cualquier momento entre ambos pueblos aun cuando tengan acuerdos de paz. Muchos judíos ya han dejado Israel e incluso solicitaron pasaportes extranjeros. Muchos judíos han comprado tierras en Europa y en los Estados Unidos. En este contexto es interesante notar que los casos de corrupción contra el primer ministro Ariel Sharon involucra el intento de adquisición de una isla griega.

La última vez que me quedé en casa de mi amiga Anat Even en Tel Aviv mientras estábamos trabajando juntas, ella compró una nueva cerradura para la entrada de su casa. Estaba asustada y hablaba sobre un nuevo Holocausto en marcha. Dijo que Israel no era un país seguro para los judíos y que en su opinión, las prácticas del gobierno estaban preparando a los judíos para el nuevo Holocausto, y que era importante encontrar un lugar seguro para vivir. Ella estaba hablando con un profundo dolor, tal como si el nuevo Holocausto estuviera pasando en ese instante. Anat me dijo que muchos judíos se sentían de la misma manera.

“PATAGONIA ESTÁ LLENA DE SOLDADOS ISRAELITAS”

En la Patagonia, vi a muchos israelitas, en los coffee shop, restaurantes, en ciber cafés en donde ellos representaban a menudo el 90% de la clientela, en las calles, en los barcos, en los buses, en el campo y en el bosque, todos ellos eran unidades del IDF, soldados y oficiales, lo mismo que acostumbraba a ver en los territorios ocupados pero sin las armas y el uniforme del ejército. Durante algún tiempo pensé que no me encontraba en la Patagonia, sino de vuelta en las calles de Hebrón o en Israel.

En el barco entre Puerto Montt y Chaitén, me encontré viajando con un grupo del ejército israelita, cuatro soldados y una mujer. Durante todo el viaje del barco hablaron en inglés. Cuando la nave llegó a Chaitén en medio de la noche, había otro grupo de soldados judíos que esperaban por ellos y entonces, todos ellos, comenzaron a hablar en hebreo. Ellos me identificaron como palestina cuando hice una llamada telefónica. Estaba hablando con mi amigo, diciéndole que había un grupo de soldados israelitas caminando detras de mí. De repente uno de ellos me gritó y preguntó dónde iba a quedarme. Recuerdo que yo le contesté: “En el Infierno hecho por Israel”.

El proximo día, en la mañana, me encontré a más israelitas en la oficina de transporte. Decidí ignorarlos. Mi amigo me había recomendado que no hablara con los israelitas. El dijo que la “Patagonia está llena de soldados israelitas; es mejor que evites los problemas y no hables con ellos”.

Viajando más al sur, en un barco, entre Villa OHiggins y Candelario Mansilla, un oficial israelita estaba hablando con un grupo de turistas. Cuando él les dijo que era de Israel, un hombre escocés contestó de una extraña manera, “Ah, nunca hemos visto a un israelita viajando solo, ellos siempre van en grupos, probablemente hay alguien esperando por usted en el otro lado” (esto resulto ser verdad). El oficial dejo de hablar con los europeos rápidamente. Cuando este israelita me preguntó si yo era judía o si podía hablar hebreo, contesté que era palestina, pero mi amigo cortó nuestra conversación. Durante el resto del viaje, este oficial estaba visiblemente preocupado con su mochila, nunca la perdía de vista. Él no permitía a nadie que la tocara, incluso el personal del barco cuando las acomodaban. Si alguien bajaba al lugar para buscar algo, el oficial bajaría junto a él y se aseguraría que su mochila no se tocaría o se movería de su lugar.

En la rampa de Candelario Mansilla, habíaa dos unidades militares israelitas, una en cada lado, esperando al parecer por el oficial en la nave. Todos le rodearon e intercambiaron informacion entre ellos, los tres oficiales al parecer intercambian información sobre los dispositivos portátiles que ellos llevaban consigo. Después se retirarían a un lugar privado en los bosques cercanos, dejando a los soldados de sus unidades en la rampa. He visto a las unidades de inteligencias del IDF comportarse de la misma manera en el West Bank.

Intenté ignorar estas unidades del IDF, pero todos estábamos sentados en el mismo lugar en espera del regreso de la nave. Uno de los IDF me reconoció por mi película “Hebrón: la Ciudad sin Misericordia” que él había visto y él informó a sus amigos que yo era una periodista palestina.

Una mujer judía me ofreció sentarme al lado del fuego donde el grupo de IDF estaba cocinando. Me preguntó: “¿De dónde vienes?” Contesté: “De Austria”. La mujer se rió ruidosamente y me preguntó nuevamente. “¿De dónde usted es?”” De Palestina”, “¿Y de dónde es usted?”, le pregunté. Ella contestó de Palestina. Mi amigo le dijo que “eso es bullshit!” Le dije, usted es de Israel. La hayalet (en hebreo, soldado hembra) estaba llevando una koffiya palestina. Su novio hablaba algo de árabe. Él dijo: “Nosotros somos los judíos,  los kuffar!” (Nota: “Kuffar” es la palabra árabe para “infiel”) y continuó lanzando delirantes insultos en su bastante limitado árabe.

De los soldados que sirven en los territorios ocupados, sólo los oficiales de inteligencia aprenden el árabe. Mi amigo comprendió la manera insolente en que ellos estaban hablando conmigo y me instó que dejara de hablar con los IDF. Esto los hizo enfadar. La mujer empezó a hablar sobre ello con mi amigo, pero el decidió cortar el contacto debido a la postura evidentemente agresiva de los soldados.

Yo estaba disfrutando sola, de estar sentada a orillas del lago jugando con el agua, recordando mi patria cuando el ejército judío me causó el trauma y me lanzó de mi país, cuando fui sorprendida por la mujer judía que me trajo una taza de menta para beber. Ella empezó una conversación en que me dice que un hombre de su grupo me haba identificado. El había visto mi película “Hebrón: la Ciudad sin Misericordia”. Ella se sentó a mi lado, comenzamos a hablar. Ella me preguntó si quería volver a casa, si me sentía bien, y se contestó a si misma. Ella dijo que yo no parecía feliz, seguro que esto era porque no veía a mi madre.

Le dije que volvería pero después de interponer una queja contra Israel en la Corte Europea de Derechos Humanos. Nunca olvidaré de lo que me hicieron los soldados del IDF. Le pregunté si había servido en el West Bank. Ella contestó que sí. Le pregunté qué tipo de trabajo había hecho allí. Ella contestó, “solo un estúpido trabajo, es todo lo que ellos nos enseñan a hacer allí”. Le conté algunas de las cosas que soldados de IDF, hombres y mujeres, habían hecho en el West Bank y le ofrecí leer mi sitio web. Le pregunté ¿A qué misiones les envió el IDF hacer en Chile? Le dejé desconcertada y me fui hacia mi amigo.

Di un paseo alrededor de la montaña. Y me encontré con la hayalet nuevamente. Hablamos de nuevo, estaba hablando sobre las misiones que algunos extraños extranjeros están haciendo en la Patagonia bajo la guisa de turismo. Ella se enfadó y dijo: “esa es una mentira”. Hablé sobre la importancia de desarrollar la Patagonia y cerrar el camino para que estos extraños extranjeros no puedan construir su propia codicia. Hablé sobre construir buenos caminos entre el norte y el sur y cómo las personas ricas deberían ayudar a que el gobierno haga esto. Recuerdo su nerviosa respuesta cuando ella preguntó: “Por qué usted no escribe al gobierno de hacer algo sobre eso? ” Le dije, “Sí, quiero hacerlo de hecho” y continué hablando sobre la importancia de desarrollar el área y cortar la forma en que los extranjeros piensan ocupar esta tierra. Ella no parecía contenta sobre lo que estaba oyendo. Dijo que yo era una mujer de ciudad y me acusó de pensar en destruir la naturaleza. Todo el rato ella estuvo aplastando los tábanos con sus dedos. Nos separamos.

Atrás en el norte, escuché un montónn de divertidas historias sobre los “turistas” israelitas. Aquí va una: Algún tiempo atrás, en Puerto Tranquilo una pareja de israelitas alquilaron un cuarto por una noche. Para ahorrar dinero, ellos se levantaron muy temprano, salieron furtivamente por la ventana e incluso empujaron su automóvil por aproximadamente 200 metros para que el dueño no les oyera escaparse. El dueño llamó a la policía y ellos de alguna manera fueron aprehendidos. Entre Chaitén y Candelario Mansilla hay solo aproximadamente 60.000 habitantes en todo la Patagonia chilena, los caminos son pocos, y a pesar de las grandes distancias todos se conocen. Aquí, es muy difícil escaparse con acciones “tontas”. De crimen mayor casi no se escucha. Me dijeron que solo dos casos fueron llevados ante la Corte de Justicia de Cochrane (capital de la provincia) en un palmo de siete años. El juez supuestamente renunció de aburrimiento.

Puerto Tranquilo es un pueblo pequeño cerca del lago General Carrera. A pesar del incidente anterior en relación a mi viaje, el pueblo recibe muchos visitantes de Israel y el turismo incluso se ha especializado en parte hacia estos visitantes. Los letreros en hebreo pueden verse en algunas casas y tiendas, muchos lugareños están supuestamente aprendiendo hebreo. Una pensión ha especializado sus servicios hacia los visitantes israelitas: precios bajos, cuartos limpios, el dueño nos habló en primer lugar en hebreo destartalado. En las calles pueden verse muchos israelitas, escuché hablar en hebreo un par de veces.

El pueblo chileno generalmente es muy amistoso con los extranjeros y dan la bienvenida a los visitantes de su país, a los cuales parecen mirar con interés y curiosidad. Lo que cuenta para la gente de la Patagonia son los pequeños detalles en la conducta personal. Se recuerdan de las personas buenas durante mucho tiempo, sólo debido a eso, y lo mismo puede decirse sobre aquellos que se comportan de malas maneras. De mis interacciones con la gente de la Patagonia quedó claro que ellos no saben nada sobre la historia de lo que pasó en Palestina (pero ellos están muy conscientes de los desarrollos presentes) y el paralelo que parece estar desarrollándose en su país. Fuera de una elite muy diminuta, la gente de la Patagonia parece no estar interesados en la política más allá de sus problemas locales y cuando hablan sobre la política, lo hacen de una manera muy cortés.

La presencia constante de grupos del IDF en la Patagonia está siendo registrada por los chilenos de la región, no en un sentido político, pero basado en su experiencia. Hay muchas historias como aquella de los tipos que salen furtivamente escapando por una ventana que cuentan en la región. Me preguntaron varias veces si yo era de Israel antes de alquilarme un cuarto. En la mayoría de las casas donde alojé, me dijeron que ellos no aceptaban a los IDF (“israelitas”). Esto parece haber hecho un mercado para aquellos que especializaban en ellos.

Es doloroso hablar sobre esto, pero por la causa de la paz solo puedo esperar que las personas de la Patagonia de Chile (y Argentina), no tengan que experimentar aquello que los palestinos experimentaron, que ninguno de ellos tenga recuerdos dolorosos como mis recuerdos de la ocupación israelita. Este es mi deseo para la Patagonia, para estas personas buenas con las cuales me encontré, para este hermoso pedazo de arte hecho por la naturaleza. Espero que ambas, las personas y la tierra, nunca conozcan la ocupación que destruye la humanidad, la belleza y la naturaleza. Espero que nunca un asentamiento se implante en este hermoso fin del mundo. De la misma manera, no deseo un nuevo Holocausto para mi amiga Anat y nuestra gente. Yo espero que la paz llegue pronto a nuestro país y que la ocupación acabe.

April 18, 2004

Por Kawther Salam

Título original: Patagonia: ¿La nueva Palestina?

Traducción al castellano cortesía de Animalweb.cl

Origen del artículo: www.kawther.info

Soldados del IDF arrestando  a un granjero palestino por entrar en sus terrenos (Crédito: AFP)

Texto -de origen externo- incorporado a este sitio web por (no es el autor):

Comentarios

Te invitamos a comentar y participar de esta discusión. Todo comentario que atente contra los derechos humanos y se centre en la grosería para descalificar, no será admitido en el presente espacio de debate ciudadano.