Piden que el Papa destituya a obispo de Osorno

Obispo Juan Barros

Este pasado domingo se supo que un grupo de laicos y agentes pastorales de distintas comunidades parroquiales de la diócesis de Osorno, le pidió al papa Francisco que destituyera al obispo Juan Barros por encubrir varios casos de abuso sexual cometidos por el sacerdote Fernando Karadima. A través de dos cartas que un miembro de la comisión pontificia entregó personalmente al sumo pontífice, se le informó que Barros estaba “causando una división sin precedentes dentro de la diócesis”.

En febrero de 2011, Karadima, un influyente sacerdote octogenario que formó a cinco obispos chilenos y casi medio centenar de sacerdotes, fue hallado culpable por el Vaticano de cometer abusos sexuales y lo condenó a una vida de oración y penitencia. Además, en noviembre de ese mismo año, la Justicia chilena determinó que el religioso había abusado sexualmente de cuatro feligreses entre 1981 y 1995, cuando tres de ellos eran menores de edad. No obstante, las autoridades judiciales consideraron que los delitos habían prescrito.

“Recurrimos nuevamente a usted en busca de una solución al hondo malestar e insostenible división que arriesga quebrar definitivamente la unidad del cuerpo místico de Cristo que peregrina en Osorno”, apunta la misiva dirigida al argentino Jorge Mario Bergoglio, máxima autoridad de la Iglesia católica. “La desolación a la que nos ha llevado su voluntad, Papa Francisco, no resiste más silencio u omisión. En todo este tiempo hemos tocado la puerta de nunciatura en Chile y sólo recibimos burlas”, se agrega en la carta informada por la  agencia Reuters .

Juan Carlos Cruz, un exseminarista chileno que fue víctima de los abusos del sacerdote Karadima, viajó hasta el Vaticano para entregar la carta y aseguró que “uno nunca se puede rendir cuando se trata de proteger a los niños. Este obispo (Juan Barros) fue testigo de mis abusos y del de muchos otros niños durante un período de 35 años; eso es lo que espero que entienda la comisión pontificia para la protección de los menores durante su encuentro en Roma esta semana”, aseveró Cruz, quien le envió dos misivas al Papa a través de Peter Saunders.

El británico Saunders es miembro de la comisión que asesora a Francisco en materia de abusos sexuales cometidos por el clero. Las cartas fueron llevadas a una casa de huéspedes en la capital italiana –la comisión aludida se reúne en Roma– para que fueran recogidas por Sean O’Malley, cardenal de Boston y presidente del cuerpo asesor. Cruz asegura que Karadima abusó sexualmente de él cuando tenía dieciséis años. Karadima refutó las imputaciones y Barros niega haber tenido conocimiento de lo que ocurría.

Comentarios

Te invitamos a comentar y participar de esta discusión. Todo comentario que atente contra los derechos humanos y se centre en la grosería para descalificar, no será admitido en el presente espacio de debate ciudadano.